El 24 de septiembre pasado, México dio un paso histórico al anunciar la reanudación de su participación en las Operaciones de Mantenimiento de la Paz de la ONU (OMP). Con esta medida, nuestro país demuestra su firme compromiso con la paz y seguridad internacionales, al tiempo que se posiciona como actor con responsabilidad global.

El anuncio del presidente Enrique Peña Nieto, hecho durante su intervención en el Segmento de Alto Nivel del Debate General del 69 Periodo Ordinario de Sesiones de la Asamblea General de la ONU, fue bien recibido por los Estados Miembros de la Organización y por su secretario general, Ban Ki-moon, quienes coincidieron en que la experiencia de nuestro país en materia de resolución de conflictos y asistencia humanitaria contribuirá a fortalecer la valiosa labor de las OMP en favor de la paz y seguridad internacionales.

El presidente Peña Nieto indicó que la participación de México en estas misiones estará apegada a los principios normativos de política exterior de México y conforme al marco jurídico nacional.

A la luz de la reanudación de esta labor, la participación de las Fuerzas Armadas en las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU se hará de forma gradual y estará condicionada a los siguientes criterios: la autorización expresa y un mandato claro del Consejo de Seguridad de la ONU, único órgano facultado para tomar decisiones para el mantenimiento de la paz y seguridad internacionales; el consentimiento expreso y la cooperación del Estado en donde se encuentra desplegada la misión de paz; y la realización de tareas de índole humanitaria.

El presidente refrendó el compromiso de México con los objetivos consagrados en la Carta de la ONU y con las OMP, instrumento multilateral con el que cuenta la comunidad internacional para ayudar a los países a superar conflictos y crear condiciones para una paz duradera.

Actualmente, existen 16 misiones de paz desplegadas en mundo. El gobierno de México trabaja en la elaboración de una hoja de ruta sobre la participación en las OMP con base en las prioridades de política exterior, las ventajas comparativas que las Fuerzas Armadas podrán proporcionar con su contribución y las necesidades de las Naciones Unidas.

Históricamente México ha participado en tres ocasiones en las Operaciones de Mantenimiento de la Paz de la ONU: la primera contribución de nuestro país fue en la misión de la ONU en los Balcanes de 1947 a 1950 y la segunda en el conflicto entre India y Pakistán en Cachemira en 1949. En ambas operaciones, México aportó observadores militares. Asimismo, en 1992, nuestro país contribuyó con 120 elementos policiales a la Misión de Paz en El Salvador (ONUSAL) de 1992 a 1993.