El funcionario sostuvo un encuentro con el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado, con quien dialogó sobre los recientes acontecimientos en México, los acuerdos alcanzados con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la fructífera relación con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

El subsecretario Gómez Robledo agradeció que el Papa Francisco siga estrechamente los acontecimientos en nuestro país y sus recientes pronunciamientos de solidaridad con el pueblo de México y con las familias de los 43 estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa, Guerrero.

Las acciones de México en materia migratoria cobraron relevancia durante el encuentro sostenido con el cardenal Antonio María Veglió, presidente del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Migrantes e Itinerantes. De particular interés resultaron los esfuerzos del Gobierno de la República por establecer a lo largo de la frontera sur del país, unidades médicas móviles para brindar atención sanitaria a los migrantes centroamericanos que cruzan la franja limítrofe así como la estrecha relación de cooperación existente en esta materia con diversas instituciones sanitarias y asistenciales administradas por la iglesia católica en México.

El espectro de coincidencias en el ámbito de las Naciones Unidas, particularmente en materia de medio ambiente, desarme convencional y nuclear, lucha contra la pena de muerte, contra el tráfico de personas y en favor de los derechos humanos, fueron temas que se trataron ampliamente durante el encuentro con monseñor Antoine Camilleri, subsecretario para las Relaciones con los Estados de la Santa Sede. Ambas partes acordaron trabajar conjuntamente en iniciativas multiltareales, tales como la de México tendiente a reducir el fenómeno de la violencia infantil (bullying).

El subsecretario Gómez Robledo manifestó el interés de la Secretaría de Relaciones Exteriores por encontrar nuevas formas de colaboración con las pontificias academias de las Ciencias y de las Ciencias Sociales. Con monseñor Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de dichas instituciones, acordó trabajar para ampliar la lucha contra la pena de muerte en el mundo y diseñar estrategias que estimulen a la comunidad internacional a emprender su plena abolición.

La visita de trabajo a la Santa Sede incluyó, asimismo, encuentros con monseñor Mario Toso, secretario del Pontificio Consejo Justicia y Paz; con el cardenal mexicano Javier Lozano Barragán; con el cardenal Giuseppe Bertello, gobernador de la Ciudad del Estado Vaticano y con el vicepresidente de la Pontificia Comisión para América Latina, Guzmán Carriquiry.

Síguenos en Twitter: @SRE_mx


15787023921 9989a0962a z.jpg