La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) expresa su enérgica condena por el fallecimiento del connacional Rubén García Villalpando, de 31 años de edad, oriundo del estado de Durango, acaecido el pasado viernes 20 de febrero, a causa de presuntos disparos realizados por un oficial de la policía de la ciudad de Grapevine, condado de Tarrant, Texas, Estados Unidos.

El Consulado General de México en Dallas tuvo conocimiento de los hechos ayer 24 de febrero, a raíz de comunicación sostenida con la ahora viuda del connacional, lo que constituye una notoria violación del Departamento de Policía de Grapevine a la obligación de proveer de notificación consular en caso del deceso de un nacional extranjero, conforme lo dictado por la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares.

Como consecuencia de lo anterior, el cónsul general de México en Dallas, José Octavio Tripp Villanueva, envió una carta al Fiscal de Distrito del Condado de Tarrant, en la que le solicita se realice una investigación exhaustiva que deslinde, en su caso, la responsabilidad legal sobre este lamentable incidente.

Asimismo, se envió una misiva de protesta al jefe de Policía de Grapevine para expresar una condena y solicitar la investigación de los sucesos. Del mismo modo, al haber ocurrido los hechos en los límites de la localidad de Euless, se hizo llegar una tercera misiva al jefe de Policía de esa ciudad, para pedir los resultados de la investigación que realizará dicha dependencia.

Personal del consulado mantiene comunicación permanente con la viuda del señor García Villalpando, quien ha expresado su deseo de realizar los servicios funerarios de su finado esposo en el área metropolitana de Dallas, para lo cual se le otorgarán los apoyos consulares, logísticos y económicos a que haya lugar.

Al mismo tiempo, y conforme a la práctica consular, se brindará la coadyuvancia y acompañamiento a los representantes legales que la familia del connacional decida contratar, a efecto de asegurar que se analicen de manera exhaustiva las opciones legales del caso.

El gobierno de México condena, nuevamente, sucesos recientes como el que costó la vida al señor Zambrano Montes, y ahora, al señor García Villalpando, que son muestra reiterada de un uso de la fuerza letal de modo desproporcionado que conduce a la pérdida innecesaria de vidas, erosionando la confianza que debe existir hacia las autoridades en las comunidades en las que actúan.