El secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade Kuribreña, en su carácter de secretario pro témpore de la Conferencia Iberoamericana, presidió este jueves, en Nueva York, una reunión de trabajo en la que participaron ministros, embajadores y representantes de esta región.

En el encuentro estuvo presente, de igual forma, la secretaria general Iberoamericana, Rebeca Grynspan, quien presentó su visión de este foro a unos meses de haber sido electa al frente de esta Conferencia.

Los cancilleres del organismo aprobaron una serie de reformas administrativas y financieras que serán sometidas a la consideración de los jefes de Estado y de Gobierno en el marco de la XXIV Cumbre Iberoamericana, a realizarse los días 8 y 9 de diciembre en Veracruz, México.

En el encuentro, se aceptó el ofrecimiento formal de Colombia para ser sede de la próxima cumbre, con lo cual dicho país integrará la troika iberoamericana junto con México y Panamá.

El canciller Meade ofreció un panorama general de los preparativos de la XXIV Cumbre Iberoamericana que tendrá un formato más dinámico, que permita un diálogo más fluido y constructivo entre los mandatarios, con el objeto de adoptar resultados concretos.

El encuentro iberoamericano se celebró al margen del 69 período de sesiones de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en la ciudad de Nueva York.



15348922831 970fbef10e o.jpg
15165353059 9143db9e2d o.jpg