•  El embajador Alfredo Pérez Bravo es nombrado asesor especial del titular de la SRE  
  • Ambos funcionarios cuentan con una amplia y destacada trayectoria dentro del Servicio Exterior Mexicano

 El canciller José Antonio Meade Kuribreña designó al ministro Miguel Malfavón Andrade como nuevo director general de Protocolo de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE). El embajador Alfredo Pérez Bravo, quien ocupaba ese cargo, fue nombrado asesor especial del titular de esta dependencia.

El ministro Malfavón Andrade cuenta con una trayectoria de 27 años dentro de la SRE, periodo en el que ha ocupado distintos cargos en los ámbitos bilateral y multilateral. En el exterior, ha fungido como consejero en la misión permanente de México ante los Organismos Internacionales con sede en Ginebra, jefe de cancillería en nuestra representación diplomática en Sudáfrica y responsable de la promoción económica y comercial de la embajada mexicana en Suecia.

En México, ha sido asesor del titular de la SRE y consejero diplomático adjunto en la Consejería Diplomática de la Presidencia de la República. Entre 2011 y 2012, se desempeñó como director general adjunto del Ceremonial.

El embajador Pérez Bravo cuenta con 39 años de carrera profesional y una de las trayectorias con mayor prestigio dentro del Servicio Exterior Mexicano. Entre sus múltiples cargos, se ha desempeñado como embajador acreditado ante 47 países en África, América Latina, Caribe, Asia y Europa así como representante ante la Comunidad del Caribe Anglófono (CARICOM), entre otras actividades. En México, desde 2012, fue jefe de Protocolo de Estado y secretario del Consejo de la Orden Mexicana del “Águila Azteca”.

El canciller José Antonio Meade Kuribreña agradeció al embajador Pérez Bravo su destacada labor al frente de la Dirección General de Protocolo, que incluyó, entre otras actividades, la coordinación de 23 giras internacionales del presidente Enrique Peña Nieto al exterior y 17 visitas a México de jefes de Estado y de Gobierno.

Señaló que la experiencia adquirida a lo largo de casi cuarenta años dentro de la SRE contribuirá al fortalecimiento de la política exterior mexicana.