• Las armas nucleares son los medios de guerra más peligrosos, destructivos, indiscriminados, dañinos, riesgosos y costosos jamás creados

• México hospeda esta Conferencia Internacional convencido de la imperante necesidad de avanzar en las discusiones internacionales dirigidas hacia el desarme nuclear

• Contará con la participación de expertos que analizarán los efectos globales y de largo plazo de la detonación de un arma nuclear

El secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade Kuribreña, inauguró hoy la Segunda Conferencia Internacional sobre el Impacto Humanitario de las Armas Nucleares, que se realiza los días 13 y 14 de febrero en Nuevo Vallarta, Nayarit. El objetivo de la Conferencia es crear conciencia sobre la amenaza que representa la existencia de las armas nucleares en el siglo XXI, ya que son los medios de guerra más peligrosos, destructivos, indiscriminados, dañinos, riesgosos y costosos jamás creados.

En la inauguración también participaron el secretario general de gobierno, José Trinidad Espinosa Vargas; la vicepresidenta del Comité Internacional de la Cruz Roja, Christine Beerli; y el subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos, Embajador Juan Manuel Gómez Robledo.

Durante su intervención, el canciller Meade señaló que mientras las armas nucleares sigan existiendo, el riesgo de que este armamento sea objeto de una detonación, accidental o intencional, o que sea empleado por actores no estatales o terroristas, seguirá latente.

Destacó que la Conferencia de Nayarit persigue fines genuinamente humanitarios, y dijo que en este foro participan gobiernos y organizaciones sociales comprometidas a contribuir con la paz y la seguridad mundial.

“Por increíble que parezca, las armas nucleares hoy son las únicas armas de destrucción en masa cuya existencia no ha sido objeto de una prohibición expresa en un tratado jurídicamente vinculante; el desarme fue objeto de la resolución de la primera asamblea general de la ONU, y ésta sigue siendo hoy, a casi 70 años, una meta que no hemos podido alcanzar”, indicó.

José Antonio Meade dijo que “es preocupante que a más de cuatro décadas del Tratado sobre la No Proliferación de Armas Nucleares, sus cláusulas, obligaciones y compromisos de desarme nuclear sigan sin instrumentarse. Hoy, y esa es una espada de Damocles que pende sobre todos nosotros, más Estados tienen armas nucleares que los que las poseían en la época de la guerra fría”.

Los expertos invitados presentarán datos científicos y técnicos actuales sobre los efectos globales y de largo plazo de la detonación de armas nucleares, ya sea de manera accidental o intencional, en dimensiones humanitarias como la salud pública, el cambio climático, la seguridad alimentaria, el desarrollo, el crecimiento económico y en el desplazamiento de las poblaciones.

México hospeda esta Conferencia Internacional convencido de la imperante necesidad de avanzar en las discusiones internacionales dirigidas hacia el desarme nuclear y retomando las conversaciones sostenidas durante la primera conferencia de este tipo, celebrada en Oslo, Noruega, el 4 y 5 de marzo de 2013.

Actualmente existen más de 17 mil armas nucleares en el mundo, de las cuales, una cuarta parte se encuentran en alta alerta operativa, es decir, listas para ser detonadas. Además el arsenal nuclear mundial continúa modernizándose, lo que implica un gasto anual de miles de millones de dólares por parte de los Estados que lo poseen. A diferencia de otras armas de destrucción en masa, las armas nucleares no han sido objeto de una prohibición expresa en el derecho internacional.

La Segunda Conferencia sobre el Impacto Humanitario de las Armas Nucleares cuenta con la participación de representantes provenientes de 146 países, 125 organizaciones de la sociedad civil, representantes de 10 organizaciones internacionales tanto dentro como fuera del sistema de la Organización de las Naciones Unidas, así como 35 sociedades nacionales de la Cruz Roja y Media Luna Roja, legisladores y académicos.

La Conferencia Internacional coincide con el 47º aniversario de la apertura a firma del Tratado de Tlatelolco, mediante el cual América Latina y el Caribe se estableció como la primera zona densamente poblada libre de armas nucleares en el mundo. Reconociendo su liderazgo en esta materia, el diplomático mexicano Alfonso García Robles fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 1982.

Al hospedar la Conferencia en Nayarit y promover iniciativas orientadas a lograr un mundo libre de armas nucleares, México reitera su compromiso como un actor con responsabilidad global.



12506347304 4a08f7dd9a n.jpg