En representación del presidente Enrique Peña Nieto, el secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade Kuribreña, encabezó la delegación mexicana que participó en el último día de trabajos de la Cumbre de Líderes del G20, que culminó este domingo en la ciudad de Brisbane, Australia.

El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) participó en la reunión intitulada Solidez Económica Global, en la que los países que integran las principales economías del mundo intercambiaron puntos de vista sobre los procesos de modernización de las estructuras fiscales, el fortalecimiento del sistema financiero y la reforma del Fondo Monetario Internacional (FMI).

En el Centro de Convenciones de Brisbane, a donde acudieron los mandatarios que integran el G20, Meade Kuribreña participó en el diálogo Desafíos Futuros, en el que los gobiernos del G20 analizaron los retos de esta agrupación y la agenda que habrá de desahogar Turquía en su calidad de presidente de este foro a lo largo de 2015.

Asimismo, el titular de la SRE habló en la mesa intitulada Energía, a la que acudieron los mandatarios del G20 y en la que hizo un amplio repaso de los beneficios que traerá a la economía mexicana la reforma energética impulsada por el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

En ese sentido, señaló que dicha reforma atraerá capital y tecnología al sector energético mexicano. Asimismo, apuntó que los referidos cambios constitucionales permitirán una transición hacia una matriz de generación de empleos mucho más competitiva.

Destacó que otro beneficio de esta reforma será el cuidado al medio ambiente, la protección de los trabajadores y el bienestar de la población, al fomentar la generación de energía a partir de fuentes renovables y tecnologías limpias.

Meade recordó el papel que nuestro país ha jugado en materia de lucha contra el cambio climático, que se refleja en decisiones concretas como la participación de México en el Fondo Verde, mecanismo financiero que permitirá contribuir a la mitigación de este fenómeno. Asimismo, enfatizó en la necesidad de que la comunidad internacional se involucre en los trabajos de la Vigésima Conferencia de las Partes, COP 20, que se celebrará en diciembre próximo en Lima, Perú.

El presidente Enrique Peña Nieto culminó este sábado de manera exitosa su participación en la Cumbre de Líderes, en la que, entre otros aspectos, fue invitado a ser el primer orador en el retiro de los dirigentes. Ahí, el primer mandatario hizo una exposición sobre el conjunto de reformas estructurales y su implicación en la transformación de México bajo su administración.

Cabe recordar que el G20 es el principal foro de coordinación de políticas macroeconómicas y finanzas globales, en el que se reúnen las 20 principales economías del mundo. Dichas naciones representan casi el 90 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) a nivel mundial, el 80 por ciento del comercio internacional, dos terceras partes de la población global y el 84 por ciento de las emisiones de combustibles fósiles.

Síguenos en Twitter: @SRE_mx