• El Tratado de Tlatelolco expone el compromiso y responsabilidad de las naciones latinoamericanas por contribuir a la paz y seguridad internacionales y por lograr un mundo libre de armas nucleares 

El día de hoy se conmemora el 46° aniversario de la adopción y apertura a firma del Tratado para la Proscripción de las Armas Nucleares en la América Latina y el Caribe (Tratado de Tlatelolco). Este Tratado, orgullo de la tradición diplomática de México y de América Latina en su conjunto, consignó por primera vez en la historia el rechazo de toda una región geográfica a la noción de que las armas nucleares son garantes de la seguridad internacional. 

Gracias al impulso y liderazgo demostrado por del ex Canciller mexicano Alfonso García Robles, el 14 de febrero de 1967 se abrió a la firma el Tratado de Tlatelolco, que erigió la primera zona libre de armas nucleares en una región densamente poblada del planeta. El Embajador García Robles fue reconocido con el Premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos en este tema. El Tratado de Tlatelolco ha sido referencia e inspiración para la creación de otras cuatro zonas desnuclearizadas en el mundo, las cuales reúnen a más de 110 países a nivel global. 

El Organismo para la Prohibición de las Armas Nucleares en América Latina y el Caribe (OPANAL), creado por el Tratado de Tlatelolco y cuya su sede se encuentra en la Ciudad de México, tiene entre sus competencias vigilar la aplicación del Tratado y servir como espacio de intercambio de información y concertación a los países de la región e interlocutor con los otros países que forman zonas libre de armas nucleares. México otorga la más alta prioridad al trabajo del OPANAL, a su fortalecimiento y a la creación de nuevas zonas libres de armas nucleares en el mundo. 

Asimismo, el Tratado de Tlatelolco preparó el camino para la negociación del Tratado de No Proliferación de las Armas Nucleares, al incluir entre sus criterios, el derecho de los Estados Parte al uso pacífico de la energía nuclear y la responsabilidad de cumplir con el Sistema de Control y Verificación del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA). 

México, firme promotor de desarme y la no proliferación, continuará trabajando activamente para alcanzar y mantener un mundo libre de armas nucleares y evitar las catastróficas consecuencias humanitarias que este armamento conlleva. 

Para mayor información sobre el Tratado de Tlatelolco, consulte el portal electrónico:

http://www.opanal.org/inicio.html

Síguenos en Twitter: @SRE_mx