Conferencia de prensa del cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado de la Santa Sede, en la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE)

Cardenal Pietro Parolin: Buenas tardes a todos ustedes, muy agradecido por su interés en encontrarme. En este momento quisiera solamente expresar mi alegría por estar nuevamente en México, donde como ustedes saben, he podido trabajar varios años al servicio de la Santa Sede de México, porque la diplomacia mexicana trabaja siempre al servicio también de los países en que está presente, y sobre todo estar aquí en este seminario sobre migración y desarrollo que es tema muy, muy, importante.

Entonces, muchas gracias y si quieren preguntar algo estoy aquí dispuesto para contestar a sus preguntas.

Pregunta: Quisiera preguntarle ¿cuál sería su visión en torno a esta estrategia impulsada por el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto para atender este fenómeno migratorio de niños no acompañados? Usted comentaba en su discurso que solamente por medidas de seguridad no podrá atenderse este fenómeno que padecen varias naciones.

Y, perdón por insistir, ¿qué mensaje enviaría a las víctimas de pederastia que tenemos también aquí en México, las víctimas, las personas que han sido abusadas por sacerdotes, cuál sería su mensaje para ellas aquí en México?

Cardenal Pietro Parolini: Nos encontramos frente a una emergencia humanitaria, yo creo que este seminario has servido mucho para compartir criterios de cómo afrontar esta crisis, criterios que la Santa Sede considera muy importantes como la dignidad de la persona humana, como el respeto de los derechos, sobre todo el respeto de los derechos de los niños y de las niñas, como el tema de la reunificación familiar.

Ustedes saben cuánto la iglesia considera importante el tema de la familia, sobre el cual se dedicarán 12 reuniones de obispos en los próximos años y también sobre el tema de la importancia de los cambios estructurales que permitan quitar las causas de las migraciones.

Entonces estos son los criterios que, me parece, han emergido en este seminario y que compartimos juntos el gobierno de México como los demás gobiernos involucrados. No solamente con los gobiernos, sino también con las sociedades civiles, de todas las personas y los grupos que están interesados en este fenómeno.

Por lo que se refiere al tema de los abusos sexuales, han visto lo que ha hecho el Santo Padre en estos últimos tiempos; el encuentro con las víctimas el pasado 7 de julio y el mensaje es un mensaje de pedir perdón por lo que ha pasado, de profundo dolor de lo que ha acontecido a manera de compromiso por parte de la iglesia católica para que estas cosas, estos abusos, no se repitan.

Pregunta: Yo tengo dos preguntas, la primera es ¿qué reflexión hace usted frente a las amenazas de sacerdotes que desde hace mucho tiempo, ayudan a los migrantes, particularmente que vienen de Centroamérica, en su paso por México hacia Estados Unidos?; por otra parte, respecto a la eventual visita del Papa a México, quisiera preguntarle si ¿está contemplado que el Papa visite alguna de las fronteras?, en el entendido de que es de interés de su parte.

Cardenal Pietro Parolin: Me parece que aquí también se ha subrayado la importancia y la contribución de la Iglesia frente a este fenómeno tan grave, tan serio como el fenómeno de la migración.

Y que se puede, de veras, digamos aumentar esta colaboración. La colaboración que me parece se sitúa en dos niveles, el primero en el nivel de la solidaridad concreta hacia estas personas, y según la palabra del buen samaritano, la Iglesia no puede desinteresarse de los que están ahí, en el camino, están tirados en el camino, cualquiera que sea su situación, y entonces tiene que prestar ayuda a estas personas.

Y además, digamos, un trabajo de educación y de sensibilización de las consciencias frente a este fenómeno.

En lo que se refiere a la visita del Santo Padre, el Santo Padre, como ustedes saben, ha prestado mucha atención y ha manifestado mucho interés en la invitación que le han hecho los obispos, los obispos mexicanos en la visita ad limina, y también el presidente de la República a visitar México.

Yo creo que el Papa está muy contento de poder venir a México, sobre todo tomando en cuenta la acogida tan cálida que tuvieron sus dos predecesores, Juan Pablo II y Benedicto XVI.

En lo que se refiere de los tiempos y a las modalidades, un poco también respondiendo su pregunta si visitará las fronteras, creo que todo esto está todavía en estudio, y no se puede decir ni adelantar nada al respecto. Muchas gracias.