• En la definición de una Agenda de Desarrollo Post-2015 que sea verdaderamente transformadora, la comunidad internacional enfrenta el reto de reducir las persistentes desigualdades al interior y entre los países, mediante el acuerdo de objetivos y metas de desarrollo incluyentes y sustentables


Representantes de 25 países, encargados de la negociación de la Agenda de Desarrollo Post-2015, expertos internacionales, organizaciones de la sociedad civil y sector privado, se reunieron en Washington D. C. los días 22 y 23 de julio para discutir las oportunidades de establecer sociedades y patrones de crecimiento más incluyentes.

El tercer taller sobre “Medición para la implementación de una Agenda de Desarrollo Post-2015 social y económicamente inclusiva” finaliza la serie de talleres organizados por el Gobierno de México para promover una agenda de desarrollo post-2015 que efectivamente sea transformadora. Este último taller fue coorganizado en conjunto con el Banco Mundial y las Comisiones Económicas Regionales de las Naciones Unidas y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El evento permitió a los asistentes compartir visiones, mejores prácticas y metodologías para implementar, medir y dar seguimiento a metas más inclusivas y sustentables, tomando en cuenta el compromiso de la comunidad internacional para combatir las causas estructurales de la pobreza, las desigualdades, la exclusión y la degradación ambiental.

En este camino, un primer paso hacia sociedades más incluyentes es la adopción, el 19 de julio, de la propuesta de Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) del Grupo de Trabajo de Composición Abierta de los ODS, establecido por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Esta propuesta, que sirvió de documento base para la discusión del taller, fue integrada con la lógica de asegurar la inclusión social, promover el crecimiento económico inclusivo y la protección del medio ambiente, con el propósito de erradicar la pobreza extrema y reducir la pobreza multidimensional.

Al referirse a la propuesta de ODS, el embajador Macharia Kamau, copresidente del Grupo de Trabajo, habló del compromiso de los países y otros actores interesados de trabajar colectivamente para lograr un texto sólido que contiene aspiraciones y acciones relacionadas con la inclusion social y económica. Al participar en el taller, Jeffrey Sachs, Asesor Especial del Secretario de las Naciones Unidas para los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), subrayó que el documento contiene el enfoque del desarrollo incluyente que necesita acompañarse de información estadística relevante para medir la desigualdad.

Muchos de los delegados hicieron notar que las propuestas hacia el 2015 difieren de manera importante de los ODM, orientados a asegurar los servicios básicos para las personas que viven en pobreza. La agenda contempla las dimensiones social, económica y ambiental y pugna para que todos los países tomen acciones para erradicar la pobreza, promover la sostenibilidad y proteger los recursos naturales, base del desarrollo social y económico.

Como lo muestra la evidencia, el crecimiento ha contribuido a que millones de personas en el mundo salgan de la pobreza; no obstante, el crecimiento no garantiza por sí solo empleos suficientes, seguridad social o justicia. En este contexto, la medición adecuada y pertinente es un componente esencial para establecer e implementar objetivos de desarrollo ambiciosos y alcanzables.

Con este propósito, México solicitó al Banco Mundial, la CEPAL y al PNUD la realización de estudios concisos sobre la viabilidad de medir los elementos recogidos en la propuesta de ODS, como una herramienta fundamental para abonar al proceso de definición de la agenda.

La Agenda de Desarrollo Post-2015 representa una oportunidad de fortalecer los esfuerzos, en todos los niveles y con todos los actores, para alcanzar metas incluyentes y sustentables, en concordancia con los principios de la universalidad, la sustentabilidad y la inclusión.