•  La Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción (CNUCC) es el instrumento internacional más amplio y robusto que regula el combate a la corrupción.

Hoy concluyó exitosamente la visita a México de los expertos responsables de examinar a nuestro país como parte del proceso de evaluación multilateral del Mecanismo de Instrumentación de la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción (CNUCC), también conocida como "Convención de Mérida".

El Gobierno de México reitera su compromiso con los procesos multilaterales para evaluar las obligaciones dispuestas en  los principales instrumentos internacionales en materia de prevención, sanción y combate a la corrupción. México contribuye activamente a fortalecer este mecanismo de evaluación, con el propósito de que se replique por el resto de los Estados parte de la CNUCC.

La visita de los expertos, iniciada el 20 de agosto pasado, estuvo acompañada por representantes del Secretariado de la Oficina de la Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés), y contó con la participación de las dependencias de la Administración Pública Federal, encabezadas por la Secretaría de la Función Pública, y del Poder Judicial, competentes en materia de prevención y combate a la corrupción.

México es pionero en incorporar a representantes del sector privado y de las organizaciones de la sociedad civil en este proceso de evaluación multilateral.  Durante su visita, los expertos reconocieron los esfuerzos de México por coordinar acciones y fortalecer la colaboración entre los distintos actores de gobierno y no gubernamentales. Asimismo, las autoridades mexicanas aclararon todas las inquietudes de los evaluadores sobre el marco legal y de cooperación internacional que rige el manejo de las acciones, para combatir este flagelo que vulnera y limita el crecimiento económico y el desarrollo social de las naciones.

El Gobierno de México reitera su firme compromiso con la atención al problema mundial de la corrupción y con los esquemas multilaterales sobre la materia que permiten difundir mejores prácticas y fortalecer la coordinación internacional.

La Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción, en vigor desde diciembre de 2005, es el instrumento más amplio y robusto que regula el combate a la corrupción a nivel mundial. Ratificada por 165 países, obliga a los Estados Parte a instrumentar medidas concretas en la lucha contra la corrupción, así como fomentar la cooperación internacional.