Los gobiernos de México y Estados Unidos construyen una profunda cooperación bilateral en el ámbito fronterizo, conforme a lo acordado durante el encuentro que sostuvieron los presidentes Enrique Peña Nieto y Barack Obama, en el marco de la Cumbre de Líderes de América del Norte, celebrada en Toluca el pasado 19 de febrero.

Se trabaja en la transformación integral de la frontera, dedicando recursos para que la infraestructura esté a la altura de las necesidades de ambas economías y de las comunidades de la región, con la consigna de brindar protección a nuestros ecosistemas compartidos, a fin de mejorar la calidad de vida en las comunidades mexicanas y estadounidenses.

El 5 de abril concluyeron las obras del segundo cuerpo del puente internacional Los Tomates-Veterans, que inició operaciones el 14 de abril. Esta ampliación prácticamente duplica la capacidad del puerto, punto clave para el desarrollo económico y social de la región Matamoros-Brownsville. La obra beneficia a ambos países en general, al permitir una transportación más eficiente de mercancías de la costa del Pacífico en México al este de Estados Unidos.

Por otro lado, el 10 y 11 de abril tuvo lugar la Reunión Regional del Grupo Binacional México-Estados Unidos de Cruces y Puentes Internacionales en Ciudad Juárez, Chihuahua. Autoridades federales, estatales y locales de ambos países analizaron diversos proyectos de infraestructura en la región Chihuahua-Coahuila-Nuevo León-Tamaulipas en México; y Nuevo México y Texas en Estados Unidos.

Destaca la conclusión de las obras del Puente Ferroviario Matamoros-Brownsville (Tamaulipas-Texas), primero en su tipo entre ambos países desde hace más de 100 años, que operará próximamente.

Se acordó, asimismo, reforzar la operación del puerto Boquillas del Carmen-Big Bend (Coahuila-Texas), a un año de su apertura, al ser el primer puerto que forma parte de una iniciativa de conservación del medio ambiente en el  Parque Binacional  Big Bend.

El 28 y 29 de abril tendrá lugar la VI Reunión del Comité Ejecutivo Bilateral (CEB) para instrumentar la Declaración para la Administración de la Frontera en el Siglo XXI. Este mecanismo tiene por objetivo avanzar en temas relativos a la competitividad económica, la seguridad y facilitación de flujos seguros y eficientes de bienes y personas.

La población de los municipios y condados fronterizos de ambos países suma 14 millones de habitantes, y los diez estados fronterizos constituirían la cuarta economía mundial. Alrededor del 70% del comercio bilateral se realiza por vía terrestres a través de la frontera. Ambos países comparten el objetivo de contar con una frontera sustentable, con calidad de vida, segura y competitiva.