•En el año que está por concluir, el presidente Enrique Peña Nieto se reunió con mandatarios de países que representan el 55% de la población mundial y el 89% de la renta global

El fortalecimiento de nuestros nexos con Asia, un nuevo impulso a las relaciones con Europa, la ampliación de la agenda de trabajo con América del Norte y los renovados vínculos con América Latina y el Caribe, figuran entre los logros alcanzados por México en la primera etapa del proyecto de relaciones exteriores del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

La presencia de México en el mundo se fortaleció sensiblemente mediante el cumplimiento de un intenso programa que incluyó 16 viajes al exterior del Presidente de la República, en los que se reunió con mandatarios de países que representan el 55% de la población mundial y el 89% del Producto Interno Bruto mundial.

En el resumen de las actividades sobresale que, entre las naciones con las que hubo acercamiento, se encuentran 18 de las primeras 20 con mayor intercambio comercial (77% del comercio global) y un potencial de inversión extranjera directa de 87% del total en el mundo. Esos países, además, albergan aproximadamente el 99.8% de los mexicanos que residen en el exterior.

Al cierre del año, el presidente Peña Nieto recibió a 9 mandatarios extranjeros en visita bilateral a México, así como a los príncipes de Dinamarca y sostuvo 105 encuentros con 70 altos dignatarios: 58 jefes de Estado o de Gobierno, 10 titulares de organismos internacionales y 2 jefes de gobiernos subnacionales (Galicia y Quebec).

En este concentrado figuran, en el ámbito latinoamericano, la consolidación de la Alianza del Pacífico, el fortalecimiento estratégico de la relación con Cuba y la institucionalización de la relación con Centroamérica mediante el establecimiento de la Cumbre México-SICA (Sistema de la Integración Centroamericana).

En otro campo, se agregan frutos como el posicionamiento en defensa de los derechos humanos a nivel hemisférico y la elección para formar parte del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Del mismo modo, se añade el impulso a las prioridades de México en la agenda global del G20 y en la concertación informal del MIKTA (México, Indonesia, Corea del Sur, Turquía y Australia), así como la diversificación de la interlocución con países europeos como Portugal, Irlanda y Dinamarca.

Los foros, mecanismos y organizaciones internacionales en los que México ha impulsado una mayor participación son de índole económica y comercial, tales como el TLCAN, la Alianza del Pacífico, MIKTA y el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP).

Como parte del esfuerzo para posicionar a México en el mundo, el secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade Kuribreña, efectuó 54 viajes a 26 países, con los cuales se fortalecieron los nexos de manera significativa.

El canciller Meade reforzó la relación con los principales socios comerciales de México en el mundo y, en El Vaticano, invitó al Papa Francisco a visitar México.

El despliegue de los esfuerzos en el campo internacional ha sido destacado por los medios informativos de gran parte del mundo, que han mostrado interés esencialmente en las relaciones de México con Estados Unidos y con América Latina. Es notable la presencia de México en los medios tanto de Norteamérica como de regiones como Europa, Asia, África y Medio Oriente, con un cambio sustantivo en la cobertura y en los temas más relevantes de nuestro país, que van desde lo económico a lo político.

Como parte de las acciones más relevantes que se llevaron a cabo en esta etapa se encuentran, en el ámbito de América del Norte, la visita a México del presidente Barack Obama y del vicepresidente Joe Biden, y las del canciller Meade a Estados Unidos y Canadá, en julio de 2013.

Por lo que toca a Asia y Medio Oriente, entre los hechos destacados se ubican la firma de memorándums de entendimiento con China en campos como la cooperación energética, en industrias emergentes, minería, construcción e infraestructura, entre otros, y la creación de un Grupo Bilateral de Trabajo de Alto Nivel, todo ello durante la visita que hizo a ese país el presidente Peña Nieto, la cual fue correspondida con la visita de Estado que su homólogo de China, Xi Jinping, efectuó a nuestro país. México y China han acordado establecer una Alianza Estratégica Integral que impulsará las relaciones en todos los ámbitos.

En América Latina, entre las acciones relevantes se encuentra el relanzamiento de las relaciones con Cuba y Venezuela. Con el país isleño, se puso al día el marco jurídico bilateral y se renovó el diálogo político. En el caso de Venezuela, el presidente Peña Nieto participó en las exequias del presidente Hugo Chávez y el canciller venezolano Elías Jaua visitó México para elaborar una agenda conjunta de trabajo.

En lo que respecta a las actividades en Europa, el presidente Peña Nieto fue invitado a la reunión del G8, mientras que visitaron nuestro país presidentes, jefes de Estado y representantes oficiales de Dinamarca, Irlanda, Macedonia, Suecia y Portugal, además del ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, país con el que se acordó un Programa de Cooperación para el Desarrollo.

En este año, México relanzó sus relaciones bilaterales con Francia, país con el que se estableció un Consejo Estratégico bilateral, conformado por empresarios, académicos y representantes gubernamentales con el mandato de presentar proyectos concretos que permitan incrementar los intercambios y la cooperación.

En Rusia el Presidente de la República asistió a la Cumbre de Líderes del G20 y en Japón el mandatario mexicano consolidó al país como el principal socio comercial de esa nación en América Latina.

Como resultado de las acciones de acercamiento con el Medio Oriente, el presidente de Israel visitó México y firmó acuerdos de cooperación en asistencia técnica en diversos campos. En Sudáfrica, el presidente Peña Nieto asistió al homenaje póstumo y funerales de Estado del ex presidente Nelson Mandela, acto al que acudieron los principales líderes mundiales.

En el ámbito internacional, México jugó un  papel destacado en las negociaciones en el seno de la ONU para lograr un tratado internacional para regular el comercio de armas. Luego de su aprobación, México fue uno de los primeros países en ratificarlo mediante el procedimiento legislativo correspondiente.

El secretario Meade participó en el debate general de la 68a Asamblea General de la ONU en representación del presidente Peña Nieto. Durante su intervención, el canciller destacó la relevancia de los Objetivos de Desarrollo del Milenio y la importancia del acuerdo que les seguirá después de 2015. Anunció que México buscará que la nueva agenda de desarrollo se traduzca también en mayor inclusión al interior de los países.

La actividad internacional de nuestro país estuvo apegada a las cuatro metas de política exterior señaladas en el Plan Nacional de Desarrollo: consolidar la presencia de México en el mundo, fortalecer la cooperación internacional para el desarrollo, incrementar y dar eficacia a la promoción de México en el exterior, e impulsar los intereses de México y de los mexicanos fuera del país.