Esta mañana la Corte de Apelaciones de Malasia ratificó la sentencia de pena de muerte a los hermanos Luis Alfonso, Simón y José Regino González Villarreal, quienes fueron detenidos por la Policía Real de Malasia el 4 de marzo del 2008, en la ciudad de Johor Bahru, bajo los cargos de tráfico, producción y distribución de narcóticos.

Como se recordará, México mantiene una posición contraria a la pena de muerte.

Sobre el particular, el Gobierno de México desea reiterar su indeclinable compromiso con la protección de los derechos de los mexicanos en el exterior, sin prejuzgar la posible culpabilidad o inocencia de los acusados. Si bien enfatiza su pleno respeto a la legislación interna de Malasia, el Gobierno de México lamenta la imposición de la pena de muerte en contra de los hermanos González Villareal.

Desde el momento de su detención, la Embajada de México en Malasia ha brindado la protección y asistencia consular necesaria a los connacionales, ha vigilado su estado de salud y ha cuidado el respeto de sus derechos fundamentales. Asimismo, ha mantenido un estrecho contacto con los abogados defensores para coordinar la estrategia jurídica para su defensa.

El Gobierno de México seguirá activamente el desarrollo del proceso de los hermanos González Villareal en Malasia y hará uso de todos los medios a su alcance posibles para transmitir a las instancias correspondientes la posición de México sobre pena de muerte, y asegurar que se agoten los recursos legales tendientes a buscar que se revoque la sentencia de pena de muerte que enfrentan los connacionales mexicanos. En este sentido, la Secretaría de Relaciones Exteriores, por medio de la Embajada, dará puntual seguimiento al recurso de revisión del caso ante la Corte Suprema Federal, máxima instancia judicial en Malasia, que será interpuesto por la defensa en los próximos días.