Canciller José Antonio Meade: Buenos días a todos, muy buenos días al Embajador Anthony Wayne. Ciertamente es un reto participar y compartir espacio con el Secretario de Educación, Emilio Chuayffet. Lo encontrarán ustedes brillante, elocuente, culto, creativo, y eso implica siempre para los que hablan antes que él un reto complicado. No hay manera de que no se compare a una gente tan talentosa y por lo tanto seré breve en mis reflexiones, y así menos expuesto.

Le agradezco mucho a la maestra Blackmore sus palabras, su iniciativa, su trabajo, su entusiasmo y su capacidad para lograr hoy el grupo de becarios más importante que en la historia reciente ha tenido la beca Fulbright-García Robles.

Me da mucho gusto saber que el principal grupo de becarios viene de la UNAM, del ITAM del TEC. Ya nada más me faltó el TEC, pero en la UNAM y en el ITAM he tenido oportunidad de participar.

La misión del grupo de COMEXUS es el entendimiento bilateral a través del intercambio educativo. Eso es lo que anima el trabajo de la Comisión Binacional, ese es el ánimo con el que trabajaron tanto el Senador Fulbright como el Embajador  García Robles, que se buscara a través del entendimiento y la cooperación el fundamento de paz entre las naciones.

México tiene múltiples pertenencias, México es Iberoamericano, México es Centroamericano, México es Latinoamericano; tiene también frontera con el Caribe, México se ubica en la cuenca de Asia-Pacífico, México es economía del G20.

México forma parte importante de América del Norte, con ellos confluyen cada vez más elementos de identidad y de interés, tenemos el intercambio económico, uno de los más vigorosos del planeta; por nuestra frontera se transita y se cruza más de un millón de veces todos los días, hay pocas fronteras en el mundo que tengan la intensidad de relación que tiene la frontera de México y Estados Unidos.

Todos los minutos del día comerciamos más de un millón de dólares, 1.4 billones de dólares todos los días, más de 530 mil millones de dólares al año, hay pocos países que tienen un intercambio comercial tan vigoroso como lo tienen México y los Estados Unidos.

Los intercambios educativos son probablemente, después de la migración, la manera más directa de profundizar los vínculos entre la sociedad.

El día de ayer, y México le dio la bienvenida, se dio un avance importante por cuanto a la aprobación que hiciera el Senado de los Estados Unidos, de una iniciativa que tiene una visión integral de modificar el marco que norma la migración a ese país.

México ha venido haciendo votos, lo reitera, para que impere una visión compartida sobre este valor importante, sobre estos elementos que acabamos de comentar que nos vinculan entre la sociedad mexicana y la norteamericana.

Tenemos claro que hay gran complementariedad económica y tenemos claro que parte de la forma, como esta complementariedad se potencie, es trabajar en desarrollar una frontera más moderna y más eficiente.

La reforma que se aprobó ayer, tiene el potencial de mejorar las condiciones de vida de millones de mexicanos que viven actualmente en Estados Unidos. Generaría un ambiente más favorable, una condición jurídica mejor para su desarrollo, para que sus derechos se respeten, para que puedan potenciar las muy significativas contribuciones, que ya hacen todos los días, a las comunidades en las que viven.

Hemos mantenido un dialogo permanente buscando que los marcos legales en esta materia reflejen de mejor manera la realidad demográfica, la realidad económica, la realidad de amistad que debe de imperar entre nuestros dos países.

Hemos expresado, cuando hay lugar, preocupación a aquellas medidas que se tomen que puedan afectar los vínculos entre nuestras comunidades. Cuando ellos se alejen de principios de responsabilidad compartida y de buena vecindad. Principios estos, en los que en relaciones hemos  coincidido y hemos venido acordando impulsar.

México considera, y lo reitera,  que las políticas públicas deben ser coordinadas, y para eso hemos venido construyendo espacios de diálogo, para que su objetivo último sea impulsar competitividad, impulsar creación de empleos, impulsar bienestar social entre estos dos países.

Y en ese espíritu y en esa lógica habremos de continuar dando seguimiento puntual a estos procesos internos en Estados Unidos, buscando mantener estrecha interlocución con todos los actores involucrados.

Buscamos con eso el seguir trabajando en el espíritu de que América del Norte se convierta en la región más dinámica y más competitiva. Un espacio concreto de esa posibilidad es la que se refleja aquí con los próximos becarios Fulbright-García Robles. La beca es, sin duda, un reconocimiento a sus capacidades y un apoyo que habrá de ser invaluable para que las desarrollen, y en ello se encuentra también un compromiso importante.

Como becario Fulbright-García Robles, sé bien lo satisfechos, lo contentos, lo orgullosos que deben de sentirse por haber sido seleccionados. Sé también el gran compromiso que con ello adquieren. Este compromiso llevó adelante años atrás a muchos otros becarios que hoy hacen contribuciones importantes en nuestra actividad económica, política y académica.

Revisé con cargo a esta participación, a esta invitación, quiénes fuimos becarios en los periodos entre el 92 y  94. Está entre ellos, y salió en el video, Andrés Conesa, que hoy es el Director General de Aeroméxico; Francisco Abundis, líder en el tema de opinión pública, Director de Parametría; Vidal Garza Cantú, Director de la Fundación FEMSA; Luz María de la Mora, consultora y funcionaria destacada en temas de comercio internacional y relaciones exteriores; los hermanos Ludwig, Laura e Irene Carrasco, graduados de la Universidad de Rochester e integrantes del Trío Morelia de música de cámara.

Una muestra bastante representativa del tipo de impacto que los ex becarios pueden tener después de pasar por esta oportunidad que hoy ustedes empiezan.

Sin duda, la beca Fulbright-García Robles incide en bastantes ámbitos de la vida social y por ello, para la Secretaría de Relaciones Exteriores es muy satisfactorio seguirle dando apoyo como parte de nuestra labor en este y otros órdenes.

COMEXUS merece todo nuestro reconocimiento, impulsa el intercambio educativo entre México y Estados Unidos desde hace más de 20 años invirtiendo en jóvenes como ustedes, que tienen una gran posibilidad, un gran potencial de un impacto real en sus comunidades y en nuestras sociedades.

México y Estados Unidos son grandes gracias a nuestra gente, la prosperidad es producto del trabajo cotidiano, intenso, comprometido de las personas, de sus intercambios, de su (inaudible).

Como saben, al reconocer la importancia de la educación para fortalecer la relación bilateral, los Presidentes Obama y Peña Nieto acordaron establecer el Foro Bilateral sobre Educación Superior, Innovación e Investigación. Con ello, buscamos desarrollar una visión compartida sobre cooperación educativa, proponer iniciativas concretas y así promover la colaboración bilateral y la coordinación de políticas.

El intercambio académico para que muchos más jóvenes encuentren nuevas puertas abiertas es parte central de este esfuerzo. El compromiso de los dos países en invertir en los jóvenes se refleja en el incremento del número de becas que se otorgan a COMEXUS cada año.

Este año ustedes son 100, en 2011 solamente se beneficiaron a 35. Debemos trabajar juntos para mantener esta tendencia y que siga creciendo y expresándose en más becarios esta relación de amistad, de visión común de largo plazo entre ambas naciones, en ánimo de que juntos construyamos prosperidad compartida.

Muchas gracias, muchas felicidades y muy buenos días.