• A través del Fondo de Yucatán, nuestro país apoya el desarrollo económico y social de la región mesoamericana
Los gobiernos de Costa Rica y Panamá anunciaron el inicio de los trabajos del proyecto estudio, diseño y construcción del Puente Binacional sobre el río Sixaola y sus vías de acceso (Costa Rica/Panamá), que fortalecerá la interconexión y comunicación en esa región, lo que facilitará la movilidad y promoverá el comercio.

Este puente, cuya finalidad es facilitar el traslado de personas y cargas entre ambos países, forma parte de la Red Internacional de Carreteras Mesoamericanas (RICAM), estrategia de interconexión física impulsada por el Proyecto de Integración y Desarrollo de Mesoamérica, iniciado por México, que a su vez permite fortalecer el sistema del corredor atlántico, propiciando la interconexión regional y su desarrollo económico y social.

El Puente Internacional Sixaola fue construido originalmente en 1908 como paso ferroviario para la exportación de productos de la región. Tras años de esfuerzos de coordinación entre los dos países centroamericanos y el apoyo de México, a través de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID), se iniciaron las bases de construcción de este puente permanente entre ambas naciones.

El diseño y la implementación de este proyecto tendrá un costo de 15 millones de dólares, de los cuales 10 millones de dólares provendrán del Fondo de Infraestructura para Países de Mesoamérica y el Caribe (Fondo de Yucatán), y 5 millones de dólares del gobierno de Costa Rica.

Con este proyecto, que cuenta con el apoyo de las Naciones Unidas, se beneficiará a más de 20 mil habitantes de la población fronteriza, además de contribuir a un sistema de transporte integrado, eficiente, económico y seguro.

El anuncio de inicio de obra se realizó en el cruce fronterizo entre ambos países, con la presencia del ministro de Obras Públicas y Transportes de Panamá, Carlos Segnini; su contraparte de Costa Rica, el ministro Ramón Arosemena; el director Regional Adjunto de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos, Guiseppe Mancinelli; el director general del Proyecto de Integración y Desarrollo de Mesoamérica de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID), embajador Bruno Figueroa, así como de los embajadores de México en Costa Rica y Panamá, Fernando Baeza y José Ignacio Piña Rojas, respectivamente.