Nosotros, los líderes de América del Norte, nos reunimos hoy en Toluca, México, para reconocer la fortaleza de nuestra relación y abrir un nuevo capítulo en nuestra asociación. Estamos decididos a promover un crecimiento económico incluyente y de amplio alcance para el bienestar de nuestros ciudadanos, de manera que la América del Norte del siglo XXI establezca nuevos estándares globales para el comercio, la educación, el crecimiento sostenible y la innovación. Nuestra región es de las más competitivas y dinámicas del mundo. Tenemos una visión compartida de su futuro y un fuerte marco político, legal e institucional sobre el cual construir.

Nuestros países son democracias establecidas y comparten valores y aspiraciones. Innumerables contactos entre nuestras sociedades nos unen. Juntos producimos cerca del 30 por ciento de los bienes y servicios a nivel global. Nuestro comercio es al menos 265 por ciento más grande que hace veinte años, cuando el Tratado de Libre Comercio para América del Norte entró en vigor, y ahora tiene un valor de más de un billón de dólares por año, mientras que la inversión en la región se ha multiplicado por seis. Nuestras tres economías se benefician de la estabilidad de cada una de ellas y sus complementariedades, y de un compromiso compartido con la creación de buenos empleos y oportunidades para todos nuestros ciudadanos. La inversión privada se dirige cada vez más hacia América del Norte, reconociendo las ventajas competitivas de nuestra producción y cadenas de suministro integradas, y de nuestra fuerza laboral altamente calificada.

Prosperidad compartida e incluyente

Nuestra vinculación como región con el resto del mundo tiene un impacto directo en la competitividad de nuestras economías y la prosperidad de nuestras sociedades. Continuaremos trabajando de manera cercana en asuntos vinculados al comercio internacional, de manera que nuestras cadenas de suministro integradas se profundicen y fortalezcan. Promoveremos conjuntamente el comercio y la inversión en aquellos sectores en que la integración de nuestras cadenas de producción representa una inequívoca ventaja global, y trabajaremos juntos para destacar esas ventajas.

Nuestros gobiernos están comprometidos con el desarrollo de un Plan de Trabajo para la Competitividad de América del Norte, enfocado en la inversión, innovación y una mayor participación del sector privado. También buscamos establecer nuevos estándares para el comercio global a través de la pronta conclusión de un Acuerdo de Asociación Transpacífico de altos estándares, ambicioso e integral, al tiempo en que promovemos una mayor liberalización del comercio en la región Asia-Pacífico.

Desarrollaremos un Plan de Transporte de América del Norte, comenzando con un plan de transporte de carga regional y ampliando las iniciativas ya existentes. También simplificaremos procedimientos y armonizaremos los requisitos de información aduanera para comerciantes y visitantes. Facilitaremos el movimiento de personas a través del establecimiento en 2014 de un Programa de Viajeros Confiables de América del Norte, comenzando con el reconocimiento mutuo de los programas NEXUS, Global Entry, SENTRI y Viajero Confiable.

Nuestros gobiernos aprovecharán los arreglos fronterizos bilaterales existentes para mejorar el movimiento seguro de bienes a través de América del Norte, y promover los intercambios trilaterales sobre corredores logísticos y desarrollo regional. Nuestros gobiernos designarán observadores para asistir a las reuniones de los comités ejecutivos de administración fronteriza ya existentes. Este enfoque será también utilizado dentro de los procesos bilaterales existentes en materia de cooperación regulatoria. Continuaremos protegiendo y haciendo valer los derechos de propiedad intelectual.

Nuevas áreas de oportunidad

El éxito futuro y la competitividad de nuestra región dependen de nuestra capacidad para fomentar la innovación, brindar a nuestros ciudadanos acceso a oportunidades educativas de alta calidad y a la tecnología, y promover una fuerza laboral con las habilidades necesarias para asegurar el éxito en la economía global del siglo XXI. Para contribuir a orientar estos esfuerzos, nuestros gobiernos involucrarán a actores privados y académicos para evaluar y planear de mejor manera la atención de las necesidades de fuerza laboral de América del Norte en el futuro. Promoveremos la investigación conjunta en los laboratorios y universidades nacionales, construyendo vínculos entre las empresas de América del Norte, particularmente emprendedores y aceleradores de tecnología. En primer lugar nos concentraremos en los intercambios de emprendimiento e innovación, y en las acciones para promover el empoderamiento económico de las mujeres. Las autoridades responsables de estos esfuerzos se reunirán en un grupo de trabajo informal a fin de buscar mayor coordinación y colaboración entre ellas.

El Intercambio académico y la movilidad estudiantil han contribuido por años a la comprensión mutua de nuestras sociedades y del potencial de América del Norte. Nos comprometemos a incrementar el número de intercambios estudiantiles al interior de la región en nuestros respectivos sistemas de educación superior, en sintonía con las iniciativas Fuerza de los 100,000 en las Américas de Estados Unidos, Proyecta 100,000 de México y la Estrategia Internacional de Educación de Canadá. Exploraremos oportunidades adicionales de cooperación en esta área.

La energía es una prioridad trilateral. Desarrollar y garantizar fuentes energéticas asequibles, limpias y confiables puede impulsar el crecimiento económico y el desarrollo sustentable, al transitar a un futuro energético bajo en carbono. A fin de ampliar avances recientes en este ámbito, nuestros ministros de energía se reunirán más adelante en 2014 para discutir oportunidades para promover estrategias comunes en materia de eficiencia energética, infraestructura, innovación, energía renovable, fuentes de energía no convencionales, comercio energético, y el desarrollo responsable de recursos, incluyendo la elaboración de estudios técnicos relevantes.

Nuestros países continuarán trabajando juntos para enfrentar el cambio climático, en la búsqueda de un acuerdo global ambicioso e incluyente bajo la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, colaborando también a través de mecanismos complementarios como el Foro de las Principales Economías, la Coalición Clima y Aire Limpio, y la Alianza de Energía y Clima de las Américas. Adicionalmente, intensificaremos nuestros esfuerzos para promover una enmienda al Protocolo de Montreal para reducir la producción y el consumo de hidrofluorocarbonos (HFCs), nocivos para el medio ambiente.

Continuaremos colaborando en la protección de la biodiversidad de nuestra región y para hacer frente a otros retos ambientales, como el tráfico de especies silvestres y los ecosistemas en riesgo. Nuestros gobiernos establecerán un grupo de trabajo para garantizar la conservación de la mariposa monarca, una especie que simboliza nuestra asociación.

Seguridad ciudadana y temas globales

Reafirmamos nuestro compromiso con los principios de responsabilidad compartida, confianza mutua y respeto, en apoyo a nuestras prioridades nacionales, al enfrentar juntos los retos que representan la delincuencia organizada transnacional y otras amenazas a la seguridad de nuestros ciudadanos. Como vecinos cada vez más integrados, reconocemos la necesidad de colaborar de una manera más efectiva ante amenazas globales, tales como el terrorismo internacional, y para proteger la infraestructura crítica que compartimos.

El intercambio efectivo de información y la coordinación entre las autoridades de procuración de justicia continuará siendo esencial. Continuaremos coordinando y buscando nuevas áreas de cooperación para hacer frente al tráfico de drogas, el tráfico de armas y otros tipos de comercio ilícito, en apego a nuestras leyes y constituciones. A fin de hacer frente de manera más efectiva al lavado de dinero y los flujos financieros ilícitos, al tiempo que garantizamos la interconexión eficiente de nuestros sistemas, nuestras autoridades ampliarán su diálogo sobre la regulación y supervisión del sector financiero. Nuestros gobiernos comparten un compromiso para combatir la trata de personas en todas sus modalidades y trabajarán para mejorar los servicios que brindan a las víctimas de este delito.

A fin de fortalecer la seguridad regional, continuaremos cooperando con nuestros socios en Centroamérica y el Caribe, y con otros países en el hemisferio, para promover el desarrollo, el crecimiento económico y la seguridad ciudadana. Apoyaremos el desarrollo de capacidades y buscaremos una colaboración más cercana sobre inclusión financiera y redes de seguridad social, entre otras áreas. Ampliaremos el alcance de nuestros esfuerzos al incluir acciones en materia de prevención y seguros de riesgos ante desastres, control de incendios forestales, y acceso a energía limpia y asequible, y promoveremos el desarrollo social sustentable.

La respuesta de América del Norte a la pandemia del H1N1 en 2009 continúa siendo un ejemplo de cooperación oportuna y efectiva. Construiremos sobre el Plan de América del Norte para la Influenza Animal y Pandémica (NAPAPI) para fortalecer nuestra prevención y respuesta ante eventos futuros de salud pública.

América del Norte continuará desarrollando soluciones colectivas a retos globales. Nuestros tres países incrementarán su robusta cooperación en la Organización de las Naciones Unidas y otros organismos multilaterales. Participaremos en la definición de la Agenda de Desarrollo Post 2015, con un enfoque incluyente que haga frente a las desigualdades y que busque garantizar que los objetivos globales sean perseguidos de acuerdo con estándares nacionales de rendición de cuentas. Apoyamos la Alianza para el Gobierno Abierto, y estamos comprometidos con la transparencia y el gobierno abierto alrededor del mundo. También continuaremos promoviendo la democracia, los derechos humanos y el respeto al derecho internacional en el mundo y en las Américas, en concordancia con los valores incorporados en la Carta Democrática Interamericana.

Cumpliendo con nuestra agenda

El éxito de esta visión dependerá de su seguimiento. Nuestros gobiernos llevarán a cabo consultas periódicas sobre la instrumentación de nuestros acuerdos, informando a los líderes sobre los avances de nuestros esfuerzos, previo a las subsecuentes Cumbres de Líderes de América del Norte. Nuestros países también desarrollarán en 2014 un nuevo mecanismo de vinculación, mediante el cual expertos y actores involucrados podrán compartir sus perspectivas sobre nuestra agenda y proponer nuevas líneas de acción.

La colaboración entre nuestros gobiernos, sociedades civiles, académicos, emprendedores, y otros actores, tiene un impacto directo y positivo en la vida y el bienestar de nuestros pueblos. El futuro de América del Norte es aún más brillante que su pasado, y juntos podemos hacer de nuestra región la más competitiva y dinámica del mundo.

El Presidente Obama y el Presidente Peña Nieto dan la bienvenida al ofrecimiento del Primer Ministro Harper para que Canadá sea la sede de la próxima Cumbre de Líderes de América del Norte en 2015.



12657707704 2a9158a6ba bjpg