Desde su inicio, la interacción entre las sociedades mexicanas y norteamericanas en la región fronteriza Tijuana-San Diego ha sido un reto mayúsculo para los habitantes y autoridades de ambos países, ya que como resultado natural de ello ha surgido gradualmente una problemática característica de la zona con una alta tasa de crecimiento poblacional a consecuencia de un movimiento migratorio explosivo, y una infraestructura urbana insuficiente.

La Representación local de la Sección mexicana ha pasado por varias etapas, en tiempos pasados la incipiente problemática fue atendida desde oficinas centrales en Cd. Juárez, Chihuahua. Sin embargo, en la medida que fueron creciendo las necesidades de atención, se requirió destinar fondos y personal destacado en la oficina regional de la ciudad de Mexicali, Baja California.

Como resultado de lo anterior y la atención requerida, con el pasar de los años esta zona de la frontera entre México y los EUA, dio lugar al establecimiento de una oficina técnica de la Sección mexicana de la CILA MEX-EUA, con atención permanente.

Dentro de las actividades principales que atiende esta oficina foránea destacan; la atención del problema de saneamiento de la zona Tijuana / San Diego y la supervisión de la Planta Internacional Tijuana – San Diego, el seguimiento del proyecto para el abastecimiento futuro de la región Tijuana / San Diego, acciones relacionadas con proyectos de nuevos puertos fronterizos, demarcación, mantenimiento y eficientización de los mismos, coordinación, operación e intercambio de información entre autoridades de México y EUA sobre almacenamientos en las presas sobre la cuenca del Río Tijuana.

La representación en Tijuana tiene una jurisdicción que comprende de Playas de Tijuana a Tecate, B.C. y actualmente está a cargo del Ing. Roberto Espinosa Mora. Sus oficinas están ubicadas en boulevard Federico Benítez López # 4057 interior "C", Col. 20 de Noviembre en Tijuana, B.C. C.P. 22480.