El estado mexicano busca garantizar en todo momento el respeto de los derechos humanos de sus nacionales; por lo cual procurará asistir a esas personas dentro de los límites de los tratados internacionales suscritos. Sin embargo, debe recordarse que no se puede impedir la aplicación de las leyes internas de cada nación. Por lo tanto, es importante recordar que debe siempre observarse la ley del país en el que se esté -independientemente de si nos gusta o no. Además, hay países donde hay fuertes restricciones sobre la libertad de expresión, asociación y el derecho de defensa de los derechos humanos.

Es importante notar que existen lugares donde el entorno social y las leyes pueden ser abiertamente adversas a las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales, o a prácticas de la comunidad LGBTI. En algunos casos la intolerancia reinante llega a tipificar la homosexualidad como un delito. Las penas y castigos pueden ser muy duros.

No obstante, si se investiga bien antes de partir, seguramente se pueda viajar sin mayores contratiempos. Para obtener mayor información sobre el estatus de las diversas legislaciones nacionales respecto a la homosexualidad ingrese aquí o consulte el sitio de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex (ILGA). También puede consultarse una buena guía de viajes especializada o acercarse a los foros, grupos o medios de comunicación de las diversidades sexuales para pedir información. Una fuente con bastante prestigio es el sitio (en inglés) de la International Gay and Lesbian Travel Association (IGLTA). Si tu investigación arroja que existen riesgos importantes para las personas integrantes de la comunidad LGBTI, es mejor reconsiderar la opción de viajar a otra parte.

En todos los casos la mejor opción es ser turista responsable y evitar ponerse en riesgo.

En general, es recomendable seguir los siguientes consejos para evitar posibles situaciones de riesgo:

  1. Hay que tener conciencia de que en algunas partes puede haber estrictos códigos de conducta y vestimenta. En caso de duda, lo mejor es pedir consejo a personas del lugar.
  2. Si pretendes visitar zonas de flirteo, es bueno informarse bien en chats y grupos de internet para evitar lugares peligrosos o redadas -las policías de algunos países donde la diversidad sexual es un delito, llegan a organizarlas.
  3. Hay que tener cautela con nuevas amistades, pues algunas veces los delincuentes se aprovechan de la naturaleza abierta y relajada de la escena gay. Por lo mismo, hay que evitar compartir demasiada información personal con personas desconocidas.
  4. Las áreas rurales y poblaciones pequeñas generalmente tienden a ser más conservadoras, por lo que se recomienda observar las costumbres locales.
  5. En algunas ocasiones, ciertos hoteles pueden negarse a hospedar a parejas del mismo sexo por lo que es una buena práctica preguntar por sus políticas al respecto, al momento de hacer la reservación.

En el caso de las personas transgénero, normalmente no deben tener problema para conseguir elpasaporte, siempre y cuando presenten acta de nacimiento que precise el nuevo nombre y sexo (para el primer pasaporte), algún tipo de identificación oficial que valide su identidad y cumplan con los demás requisitos para la emisión de pasaportes.

 

Ante una eventualidad o si requieres asistencia en el extranjero, contacta inmediatamente a tu consulado o embajada de México más cercano. Y no dejes de registrar tu itinerario de viaje en el Registro de Mexicanos en el Exterior.

Adicionalmente, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED) ofrece información, recomendaciones y servicios que pueden ser de utilidad para quienes estén planeando realizar un viaje en el extranjero.

Si necesitas llevar esta información contigo, te invitamos a descargar el documento.