La Iniciativa Mérida es un esquema de cooperación bilateral que ha permitido fortalecer y complementar los esfuerzos internos contra la delincuencia organizada transnacional.

Tiene su origen en una propuesta mexicana para ampliar y profundizar la cooperación que se había desarrollado a lo largo de casi dos décadas. Se rige por los principios de responsabilidad compartida, confianza mutua y respeto a la jurisdicción de cada país.