SHF, como banca de desarrollo, se convirtió en complementaria y suplementaria en el financiamiento a la vivienda.

En el marco del anuncio de la nueva directiva del Banco Inmobiliario Mexicano (BIM), nuestro Director General, el Licenciado Jesús Alberto Cano Vélez, hizo un recuento de la forma en que se ha transformado Sociedad Hipotecaria Federal (SHF), para hoy convertirse y consolidarse como un banco de segundo piso, complementario y suplementario en materia de financiamiento para la vivienda.

Para poder entender esta transformación hay que revisar el camino que SHF comenzó hace cuatro años. A finales del 2012 e inicios del 2013 el sector de la vivienda atravesaba problemas de financiamiento, sobre todo en materia de la oferta, situación que exigía a las nuevas autoridades su atención inmediata, principalmente porque la demanda de vivienda no es permanente, sino que año con año va en ascenso.

A este escenario debemos sumar un ingrediente extra: el problema de liquidez que enfrentaban 3 grandes desarrolladoras que provocó, por un lado, que la banca en su conjunto se contrajera en el otorgamiento de crédito puente a la construcción, y por el otro, que se corriera el riesgo de no contar con la oferta suficiente de cuando menos 100 mil viviendas –que eran las que producían estas empresas-; adicional a la demanda que se fuera sumando por características propias del mercado que, en cifras, se comporta de la siguiente forma: al año se ejecutan alrededor de 600 mil hipotecas, de las cuales 450 mil viviendas son nuevas y 150 usadas.

Hace cuatros años, Sociedad Hipotecaria Federal solamente financiaba 10 mil millones de esas 450 mil viviendas que se construyen y hoy este banco de desarrollo ha logrado una colocación de 100 mil millones en crédito directo, con una morosidad del 0.19%, esto durante la actual administración.

Esta meta, si bien marca un parteaguas para la Institución, también es debido a que se han desarrollado productos acorde a las necesidades del mercado, acompañado esto de la implementación de una cultura de atención personalizada y permanente a los desarrolladores de vivienda de todos los funcionarios que laboran en SHF, comenzando por su Director General, cuyo objetivo es evitar problemas en su financiamiento, así como ofrecerles la ayuda cuando sea necesaria, es decir, una actitud de servicio al 100 por ciento.

Gracias a ello, se lograron los primeros resultados en el 2013, cuando SHF logró colocar 21 mil millones de pesos; para el 2014 registramos una meta de 30 mil millones de pesos y en el 2015 otros 21 mil millones y ya para el 2016 llegamos a más o menos 29 mil millones de pesos, lo que sumado nos arroja la cifra de 100 mil millones de pesos en crédito directo; peso tras peso, con esquemas como el Crédito Sindicado 1, 3; Vivienda en Renta, Ecocasa,  líneas de crédito al Fovissste, con calce de balance a la banca comercial y social, entre otros.

Hoy, SHF trabaja con 18 bancos comerciales, mientras que en el 2012 no trabajaba con ninguno; además, SHF ha sido un actor proactivo dentro del sistema hipotecario mexicano que ha dado resultados positivos, pues para octubre del año pasado  este sistema logró registrar 2 billones de pesos como saldo de cartera, que representa el 11 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

¿Es mucho o es poco? Para ponerlo en perspectiva países como Chile, Sudáfrica tienen el 20 por ciento del PIB, cifra que nos indica que debemos profundizar más en materia hipotecaria para que en 7 u 8 años podamos duplicar nuestros números y llegar a esos niveles. Hoy están dadas las condiciones, sobre todo porque contamos con un sistema hipotecario robusto que nos permite fijar como logro en el mediano y largo plazos el alcanzar ese 20 por ciento.

En Sociedad Hipotecaria Federal estamos enfocados y comprometidos a atender, detectar y desarrollar los productos que el mercado requiera, además de aportar, impulsar y continuar nuestra labor para ser complementarios y suplementarios en el financiamiento de la vivienda.