En consecuencia a la caída en las tasas de interés del ahorro interno y externo en México, con el fin de contribuir de manera significativa con el propósito del Gobierno Federal para fomentar la inversión pública en México, se consideró necesario llevar a cabo los estudios necesarios para el cálculo de la Tasa Social de Descuento cuyo valor pasó de 12% a 10%.