Muy buenos días Senador Miguel Barbosa, Presidente del Instituto Belisario Domínguez, muchas gracias por la invitación a este importante evento que hoy nos convoca.

Senador José Francisco Yunes Zorrilla, Presidente de la Comisión de Hacienda y Crédito Público, muy buenos días senador.

Senadora Dolores Padierna, Vicecoordinadora, muy buenos días senadora, qué gusto saludarla nuevamente.

Senador Jorge Aréchiga, muchas gracias.

Senador Gabriel Ávila, muchas gracias.

Señoras y señores muy buenos días. Un saludo también a los medios de comunicación que nos acompañan.

Es un gusto estar el día de hoy con ustedes en este foro, al que acudo en representación del Secretario de  Hacienda y Crédito Público, el Dr. Luis Videgaray Caso, quien me ha pedido les transmita a ustedes un cordial saludo.

La economía mexicana ha respondido de manera favorable ante un entorno internacional complejo y volátil. Se estima que durante 2015 la caída de los precios del petróleo será de 51.2% con respecto a su punto más alto en junio de 2014.

A pesar de ello, el crecimiento de la economía mexicana durante el primer semestre de 2015 fue de 2.4%, crecimiento superior al del mismo periodo del año pasado de 1.8 por ciento. También señalar que fue superior al de las principales economías de América Latina, como Chile, cuya economía creció 2.2%, o Brasil, cuya economía se contrajo 2.1 por ciento. Incluso México tuvo mejor dinamismo que economías avanzadas, como es el  caso de Alemania, que tuvo un aumento durante el primer semestre de 2015, de 1.4 por ciento.

Este desempeño ha sido posible gracias a las políticas macroeconómicas responsables implementadas por el Gobierno Federal; y en las reformas estructurales impulsadas por el Presidente Enrique Peña Nieto, debo señalar y reconocer que fueron enriquecidas y aprobadas por el Poder Legislativo, tanto la Cámara de Diputados como la Cámara de Senadores.

Estas acciones sin duda han logrado diferenciar a México de otras economías, y han permitido un ajuste ordenado de las variables macroeconómicas ante la volatilidad internacional que estamos experimentando.

Un claro ejemplo de las políticas responsables implementadas por el Gobierno de la República, es el ajuste preventivo del gasto público por 124 mil millones de pesos, que fue anunciado en enero de este año y que se está realizando durante todo 2015.

Esto se dio como respuesta a la reducción de los ingresos petroleros que conocemos, de acuerdo a las estimaciones del precio del petróleo y a los pronósticos del precio del petróleo por los analistas, que los precios bajos perdurarán alrededor de dos o tres años más.

Esta medida permitió repartir el efecto de la reducción requerida de 221 mil millones de pesos en el gasto  programable, con respecto al Presupuesto 2015, en dos ejercicios fiscales. Es decir, permitió que los 221 mil millones de pesos de reducción en gasto programable que presenta el Paquete Fiscal 2016 se haya distribuido a través de 2015 y 2016 con esta acción preventiva del Gobierno de la República.

Privilegiar la estabilidad macroeconómica es una prioridad central del Gobierno Federal, por ello el Paquete Económico 2016 refleja el firme compromiso de mantener un manejo responsable de las finanzas públicas, que consolide la diferenciación de México en este contexto internacional complicado.

El Paquete Económico mantiene el compromiso de no aumentar ni crear nuevos impuestos, y reduce el déficit fiscal en 0.5% del Producto Interno Bruto en 2016, de conformidad con la trayectoria establecida en 2013.

Para hacer este ajuste de forma eficiente, el Proyecto de Presupuesto de Egresos 2016 se realizó bajo una metodología de Base Cero, que implicó una revisión de todas las partidas del gasto público, eliminando duplicidades y dando prioridad a los programas con mayor impacto social, de acuerdo a las evaluaciones realizadas por el CONEVAL.

Asimismo, para proteger las finanzas públicas de reducciones adicionales al precio del petróleo, se mantuvo la estrategia de contar con coberturas petroleras.

Para el año 2016,  ya se encuentra cubierto la totalidad de la exposición del gobierno ante caídas del precio del petróleo a un precio mínimo de 49 dólares por barril, consistente con el precio del petróleo incluido en el Paquete Económico 2016, de 50 dólares por barril.

Uno de los principales elementos para dar solidez al Paquete Económico, es que fue construido sobre premisas realistas y prudentes en el marco macroeconómico.

En ese sentido, cabe mencionar que la única modificación que realizó la Cámara de Diputados al marco macro, se refiere a la estimación del tipo de cambio promedio para el próximo año, que ésta pasó de 15.9 a 16.4 pesos por dólar.

Con este cambio, el marco macroeconómico refleja el ajuste que han observado las expectativas del mercado desde que se presentó el Paquete Económico a consideración de la Cámara de Diputados el 8 de septiembre.

En su publicación del día de ayer, la encuesta Banamex señala que la expectativa de los analistas encuestados para el tipo de cambio en 2016 es de 16.4 pesos por dólar; que es exactamente la misma que fue aprobada hace dos días por la Cámara de Diputados.

Como parte del Paquete Económico 2016, la Cámara de Diputados aprobó una reforma a la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, a través de la cual los ingresos extraordinarios asociados al remanente de operación de Banco de México, se destinarían a fortalecer la posición fiscal de largo plazo del Gobierno Federal, reduciendo los requerimientos financieros del sector público.

En este sentido, de ser aprobada esta medida por la Cámara de Senadores, dichos recursos se utilizarían para amortizar deuda de forma anticipada, o bien para reducir los requerimientos de emisión de deuda durante el año en curso.

Asimismo, los recursos también podrían utilizarse para fortalecer el Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios; este cambio estructural garantiza que los ingresos extraordinarios se traduzcan en ahorros permanentes para las finanzas públicas.

El paquete que se propone a esta soberanía incluye también diversas medidas para promover el ahorro y la inversión, muchas de ellas se fortalecieron y enriquecieron con el trabajo legislativo de la Cámara de Diputados. Por ejemplo, con el fin de promover la inversión se estableció un umbral de ingresos de 100 millones de pesos para las PyMEs participantes en el esquema de adopción inmediata de inversiones.

Con esto se beneficia al 99.8% de los negocios del país, los cuales generan seis de cada diez puestos de trabajo. Lo anterior equivale a 4.2 millones de negocios. En este sentido se establece un estímulo para la reinversión de utilidades por parte de las empresas, para darles incentivos a que las ganancias sean utilizadas para inversión en la empresa y no para la distribución a los accionistas.

Para promover el ahorro doméstico en un entorno donde se prevé que aumentarán las tasas de interés a nivel internacional, y que habrá menor disponibilidad de recursos en el sistema financiero mundial, se propone la deducción a personas físicas de aportaciones e instrumentos de ahorro de largo plazo, sin que aplique el límite global de las deducciones personales, con esto se espera beneficiar alrededor de 35 mil ahorradores.

Por otro lado, la inversión productiva de largo plazo requiere de nuevos vehículos financieros que permitan atraer capital privado en condiciones adecuadas, tal como se realizan los mercados financieros más desarrollados.

Por tanto, también quiero señalar la creación de dos vehículos de inversión: La Fibra E, que se utilizará para invertir en proyectos maduros en los sectores de energía e infraestructura. Para la Fibra E, el pasado 19 de octubre, hace 2 días en el Diario Oficial de la Federación, se publicaron ya las reglas para concretar este instrumento.

Por otro lado, los Certificados de Proyectos de Inversión (Cerpis), son instrumentos financieros bursátiles con características del Gobierno Corporativo y diseños similares a las de los Fondos de Capital Privado.

Estos vehículos permitirán canalizar importantes flujos de inversión  nacional y extranjera en todos los sectores productivos de la economía, incluido el sector energético, de una manera eficaz y ágil con la ventaja adicional de que ello se realizará bajo los mejores estándares internacionales en términos de Gobierno Corporativo y transparencia.

Señoras y señores, el Paquete Económico está diseñado para mantener la solidez de las Finanzas Públicas y para promover la efectiva diferenciación de México en un entorno internacional, complejo y volátil.

En el Paquete Económico 2016 se establece las condiciones para que México pueda mantener y fortalecer la estabilidad macroeconómica, así como un crecimiento económico balanceado, que son 2 objetivos que muy pocos países en este entorno internacional complicado lo han logrado de manera simultánea.

Agradezco nuevamente la invitación, Senador Barbosa estoy seguro que el seminario será un éxito y que ayudará a la discusión que tendrán ustedes en adelante.

Muchas gracias.