Muy buenas tardes.
Señor Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto;
Señores integrantes del Gabinete;
Doctor Enrique Cabrero;
Doctor Jaime Urrutia;
Doctor Francisco Bolívar Zapata;
Señoras y señores:
Es para mí un privilegio participar y atestiguar esta entrega del Premio de la Investigación de la Academia de Ciencias.
Lo galardonados son una evidencia concreta e irrefutable de que en México se hace ciencia, ciencia de calidad, ciencia pertinente, ciencia rigurosa, porque México es un país que cada vez más apuesta por el conocimiento.
Déjenme compartir con ustedes un par de datos que no siempre escuchamos y que pone en evidencia que en México estamos apostando por la ciencia, por el desarrollo tecnológico y la innovación: Cada año 90 mil mexicanas y mexicanos jóvenes egresan de carreras de ingeniería en México; 65 mil de ellos egresan específicamente de ingenierías industriales, mecánicas, eléctricas y tecnológicas.
Estas cifras son mayores en número de egresados a las de cualquier país en Europa, y son más grandes que países con una población mucho mayor en nuestro continente, como es el caso de Brasil.
Un segundo dato que pone de manifiesto el impacto que ya tiene hoy la ciencia, la tecnología y la innovación en la economía mexicana: El 16.3% de nuestras exportaciones son las que podemos llamar de alto contenido tecnológico, según el Banco Mundial.
Esta cifra, 16.3%, es significativamente superior a la de países latinoamericanos como son Chile, que apenas el 4%, o Brasil con el 10%; incluso es mayor que la de Canadá que es del 12.4%, y ligeramente superior a la de Alemania que exporta productos de alto contenido tecnológico en un 15.8%.
Esto quiere decir que la ciencia, la tecnología y la innovación es hoy ya para México una realidad, sin embargo, tenemos que estar dispuestos, tenemos que estar decididos a hacer más ciencia, a invertir más en tecnología, y a ser más innovadores.
Y esa ha sido la instrucción que nos ha dado el Presidente de la República desde el primer día de su administración. Como adelantaba ya Enrique Cabrero, el objetivo es alcanzar el 1% del Producto Interno Bruto al final de la administración en la inversión que hagan los sectores público y privado en ciencia, en tecnología y en innovación.
El gasto ya pasó del 0.43% en 2012, al 0.54% del PIB, destacando que el 65% de esta investigación la hace el sector público mexicano.
En la administración del Presidente Enrique Peña Nieto, el Presupuesto Federal en ciencia, tecnología e innovación ha tenido un crecimiento real, es decir, ajustado por el efecto de la inflación, ya del 36%, pasando de 59.3 miles de millones de pesos a 85.5 miles de millones de pesos.
Y quiero aprovechar este momento la presencia de las y los legisladores para reconocer a la Cámara de Diputados de la LXII Legislatura que ha hecho desde el principio en los tres decretos de presupuesto que aprobó de la ciencia y la tecnología una clara prioridad.
El presupuesto de Conacyt ha crecido a una cifra histórica en tan sólo tres años del 37.4%, esto quiere decir que vamos por el camino correcto; sin embargo, ante la actual realidad macroeconómica, ante el reto presupuestal que México enfrenta por delante, la instrucción del Presidente de la República se mantiene invariable, porque un país como México quiere invertir más en ciencia y tecnología, más allá de la coyuntura.
La inversión creciente en ciencia, tecnología e Innovación debe ser una política de Estado más allá, insisto, de los retos coyunturales.
Señor Presidente, señoras y señores galardonados: Enfrentaremos una coyuntura distinta para la elaboración del Presupuesto de Egresos de la Federación del 2016, y probablemente de los años subsecuentes, sin embargo, hoy el sector de la ciencia y la tecnología, las instituciones públicas, las instituciones privadas, los centros de investigación están demostrando en los hechos que vale la pena invertir en la ciencia y la tecnología.
Un país que invierte en la ciencia es un país que cree en la productividad y en la competitividad. Que cree en la creación de empleos bien remunerados, que cree en la inversión y en la formación de capital humano.
Y más allá de eso, un país que invierte en ciencia es un país que cree en el valor del pensamiento científico, del pensamiento crítico, del rigor analítico, de las convicciones que se forman a partir de evidencias, y esos son los valores que queremos fomentar y en los creemos para tener una mejor democracia, una mejor sociedad y un mejor país.
Muchas felicidades a los galardonados.
Buenas tardes.