Muchas gracias, muy buenos días a todas y a todos.

Saludo en primer lugar al Presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Juan Pablo Castañón; muchas gracias Juan Pablo por acompañarnos, por tus palabras de aliento. Y saludo también a los distintos dirigentes del sector empresarial que hoy nos acompañan.

Saludo a la Procuradora de Defensa del Contribuyente, Diana Bernal; muchas gracias por acompañarnos en este día, y por acompañarnos a lo largo del trabajo que realiza la autoridad tributaria todos los días.

A Olga Leticia Hervert, muchas gracias Olga por estar aquí con nosotros y te deseamos mucho éxito en esta gestión al frente del Instituto Mexicano de Contadores Públicos, que empezó apenas en octubre y que estamos seguros tendremos en ti un interlocutor constructivo, como siempre lo han sido los contadores públicos de México.

Quiero saludar a Aristóteles Nuñez, el Jefe del SAT, y al saludar a Aristóteles saludo a todos mis compañeros del Servicio de Administración Tributaria; muchas gracias por estar aquí, muchas gracias por el trabajo que realizan a favor de México todos los días, particularmente saludo a Lizandro y a Adrián, muchas gracias por su presentación. Qué bueno Adrián que lo que traías no era tu discurso, porque nos hubiéramos quedado aquí un rato escuchándote.

Muchas gracias a todos quienes están presentes. Saludo también a los representantes de los medios de comunicación, gracias por estar aquí.

Hoy es un día en que, como ha quedado claro ya, lo han expuesto mis compañeros del SAT, se ha referido a ello también Juan Pablo, estamos dando un paso importante, un paso decidido a favor del contribuyente, para simplificar los servicios al contribuyente y, como lo decía hace un momento Juan Pablo, liberar recursos de las empresas para que se destinen a la creación de valor y no al cumplimiento de trámites.

 

Particularmente hoy el SAT anuncia y pone en marcha dos innovaciones tecnológicas que habrán de simplificar la vida de los contribuyentes.

En primer lugar, para las pequeñas y medianas empresas se va a hacer automática la devolución del IVA. Es decir, para aquellas devoluciones menores a un millón de pesos, ya no será necesario que el contribuyente solicite la devolución y presente el trámite correspondiente. Automáticamente el sistema, a través del modelo que aquí se ha expuesto, habrá de generar una propuesta de devolución y se le depositará al contribuyente en cinco días hábiles a más tardar, el monto de la devolución del IVA.

Este es un paso decidido de apoyo por parte del SAT y de la autoridad tributaria, a favor de las pequeñas y medianas empresas, empresas que ahora no tendrán que destinarle recursos, tiempo, capital humano al trámite de la solicitud, y que podrán utilizar ese tiempo, esos recursos humanos para generar valor, para ganar mercados, para proporcionarles servicios a sus clientes.

Y por el otro lado, a favor de los contribuyentes asalariados, se está generando una nueva modalidad para realizar las devoluciones del Impuesto sobre la Renta; una modalidad automática, en la que el contribuyente persona física asalariada no tendrá que realizar una solicitud.

Estamos hablando también de simplificar la vida, de que no sea necesario, incluso, recurrir a un asesor, a un especialista, sino que el contribuyente, al recibir la comunicación del SAT, proponiéndole su devolución, si la acepta, de manera inmediata, también en menos de cinco días hábiles tendrá su devolución.

Esto es posible gracias a dos o tres elementos fundamentales que quiero destacar. En primer lugar esto se debe a la interacción, a la retroalimentación que hemos tenido, incluso a los reclamos y críticas siempre constructivas que recibimos por parte del sector privado, de los contadores y, por supuesto, de la PRODECON.

Gracias a esta comunicación hemos podido identificar la oportunidad para hacerle las cosas más fáciles al contribuyente.

No estaríamos anunciando estos nuevos sistemas, estos nuevos modelos, estas nuevas formas de trabajar, si no fuera por la colaboración, por la retroalimentación y, sobre todo, por la confianza mutua entre el sector privado y la autoridad tributaria, a través del SAT y de la Secretaría de Hacienda.

Ahora, lo que queremos pedirle, proponerle al sector privado, a los contadores y por supuesto a la PRODECON, es que sigamos por este camino. Que sigamos por este camino, primero, que nos señalen cómo está funcionando el sistema, porque como todos los sistemas nuevos, seguramente tendrán cierta curva de aprendizaje, habrán de ser perfeccionados, habrán de ser corregidos los errores que se presenten en un principio.

Pero, estamos seguros que con la colaboración, la retroalimentación de todos ustedes, podremos tener un sistema que sea funcional y muy eficaz para ahorrar  tiempo y recursos a los contribuyentes.

En segundo lugar les queremos pedir que nos ayuden a difundirlo, como ya lo ha ofrecido Juan Pablo; que los contribuyentes, particularmente las pequeñas y medianas empresas, se enteren de que ahora, al presentar, simplemente al hacer sus trámites o al pedir u otorgar facturas electrónicas, están automáticamente ya realizando su trámite de devolución del IVA.

Y por supuesto, promover entre los trabajadores, entre las personas físicas asalariadas, el conocimiento de que llegará abril y habrán de recibir propuestas del SAT para una devolución automática.

Y por supuesto, también, una tercera cosas que me atrevo a pedirles y a proponerles a los dirigentes del sector empresarial, es que no nos quedemos aquí; que nos propongan y nos señalen, como lo hemos hecho hasta ahora, nuevas ideas para seguir por el camino de simplificación.

Este es solamente un paso en el camino, tenemos que ir más allá, y tenemos que proceder a utilizar la tecnología para simplificarle la vida a todos los contribuyentes en todos los trámites.

Y esto me lleva a la segunda causa de por qué estamos pudiendo generar este beneficio o estos beneficios.

Si la primera es la comunicación y la confianza mutua con los contribuyentes y con el sector privado; la segunda es el uso de la tecnología, y a que estamos apostando juntos a que las innovaciones en materia digital son el camino para simplificar los trámites.

Es a través de la automatización, de sustituir el trabajo de dictaminadores que revisan de manera manual los expedientes y los documentos, sustituirlos por modelos informáticos automatizados, que podemos lograr mayor confianza en el sistema, reducir el costo de la dictaminación, y sobre todo, reducir el tiempo que tiene que esperar un contribuyente para recibir una devolución. Esta es una gran apuesta a través de la tecnología por el servicio al contribuyente.

Y al ver estos beneficios, al conocer que gracias a la tecnología podemos hacer ahora devoluciones automáticas reduciendo los tiempos de espera sin que se requiera la asistencia de un especialista, entendemos por qué vale la pena apostar a transformaciones tecnológicas, como han sido la generalización de la factura electrónica, la contabilidad electrónica, el buzón digital, el buzón fiscal, y todas estas innovaciones en las cuales los contribuyentes han hecho un esfuerzo real, importante, de adaptarse al cambio.

Como siempre, todos los cambios, sobre todo cuando son profundos, generan en un principio costos, resistencias, incertidumbre y rechazo por parte de la sociedad que los enfrenta. Sin embargo, hemos contado, y esto es un gran reconocimiento a los contribuyentes, a pesar de la incertidumbre que genera todo cambio, hemos contado con la participación y el cumplimiento de las obligaciones por parte de los contribuyentes que se han venido adaptando a este nuevo entorno digital.

Hoy lo que el SAT presenta, hoy lo que la Secretaría de Hacienda pone a consideración de ustedes es el beneficio, los frutos de esta apuesta que hemos venido haciendo todos por la tecnología y por la adopción de la era digital en materia del cumplimiento fiscal.

Si hoy los ciudadanos podemos reservar un boleto de avión, pedir un taxi a través de nuestro teléfono celular; hacer compras, comprar incluso bienes que llegan  a distintos domicilios, hoy que muchas de las actividades económicas y de la vida diaria se realizan a través de la tecnología digital, no podríamos quedarnos atrás. Pero esto ha requerido un enorme esfuerzo de parte del contribuyente, y quiero decirlo también, de parte de todos quienes forman el equipo del SAT.

Y eso me lleva al tercer pilar que explica por qué estamos pudiendo dar este paso tan importante en favor de los contribuyentes: Y es el equipo, las mujeres y los hombres que integran el Servicio de Administración Tributaria. Este es uno de  los equipos más comprometidos, más innovadores y más profesionales con los que cuenta el servicio público mexicano.

Y hoy lo que estamos viendo es el resultado de un desarrollo que se ha hecho aquí en el SAT, que lo han hecho con desvelos, con esfuerzos, en un entorno de críticas y siempre cuestionamiento por parte de la sociedad en general a quien cobra los impuestos, como ocurre en todas las sociedades, a pesar de ello y con una gran motivación las y los hombres y mujeres que integran este extraordinario equipo, hoy están dando un resultado para estar a la altura de la responsabilidad pública y cívica que tienen con México.

Muchas gracias a todo el equipo del SAT, Aristóteles en tu persona y a todos quienes integran este gran equipo, por estar a la altura de la expectativa que México tiene de ustedes y por estar a la altura de la exigencia de los contribuyentes.

Y como lo dije hace un minuto, no debemos de quedarnos ahí. La tecnología nos genera enormes oportunidades; en México se está implementando una gran reforma en materia de telecomunicaciones que significa que los medios digitales están llegando cada vez a más mexicanos, a menor costo y con mayores capacidades.

Debemos de aprovechar en el Servicio de Administración Tributaria y en la Secretaría de Hacienda esta gran oportunidad; atrevernos, como lo hacen ustedes todos los días, a cambiar, a ser mejores, a innovar.

Y esto que hoy anunciamos, insisto, deberá ser solamente un primer paso, porque queremos que las empresas, particularmente las pequeñas y  medianas, destinen cada vez más su recursos, su talento, su empeño a generar valor, a generar crecimiento, a generar empleos y no necesariamente a estar cumpliendo trámites.

Muchas gracias a todos y muchísimas felicidades.