Establece las reglas generales para ajustar a moneda nacional los saldos derivados de transacciones en moneda extranjera