Desde el inicio de la actual administración, el Gobierno Federal ha impulsado la inversión pública en infraestructura para alcanzar mayor crecimiento económico y generar más y mejores empleos para los mexicanos.

La competitividad, el crecimiento económico y las oportunidades de bienestar de las naciones dependen en gran medida de la solidez y la modernidad de su infraestructura. Existe una estrecha relación entre crecimiento económico y gasto en infraestructura. Cuando el Producto Interno Bruto (PIB) crece, hay más recursos disponibles para invertir en ésta. A su vez, la inversión en infraestructura estimula el crecimiento económico; ya que mejora la competitividad de las regiones al reducir costos y tiempos de transporte, facilitar el acceso a mercados distantes y apoyar la integración de cadenas productivas.

En caso de que requieras consultar un Informe del Vocero anterior a 2012, por favor escríbenos a consultas@hacienda.gob.mx