El proceso de expansión de la economía mexicana continuó durante el cuarto trimestre de 2011. Aunque su ritmo de crecimiento se moderó ligeramente, siguió manteniéndose positivo y elevado. Por un lado, se observó una desaceleración de la demanda externa proveniente de la pérdida de dinamismo en la producción industrial estadounidense que repercutió en la evolución de las exportaciones no petroleras, destacando además el repunte en la incertidumbre asocia-do a los desbalances que enfrentan varios países industriales, principalmente los relacionados con la situación fiscal y financiera en la zona del euro, junto con sus efectos sobre los mercados financieros internacionales y el crecimiento mundial.

En caso de que requieras consultar un Informe del Vocero anterior a 2012, por favor escríbenos a consultas@hacienda.gob.mx