Los beneficios que ofrecen la inclusión y educación financiera, tanto para la economía de cada individuo como en forma agregada, impactan positivamente el desarrollo nacional.

En el plano individual, la educación financiera contribuye a mejorar las condiciones de vida de las personas, al proporcionar herramientas de planeación para el futuro y para la administración de los recursos. También permite que las personas reduzcan costos en sus actividades cotidianas y productivas, afronten gastos habituales e imprevistos, evitando recurrir a préstamos en condiciones poco competitivas, y brinda mayores posibilidades de ahorro e inversión.

En caso de que requieras consultar un Informe del Vocero anterior a 2012, por favor escríbenos a consultas@hacienda.gob.mx