Cada año en Davos, Suiza el Foro Económico Mundial reúne a líderes empresariales y políticos del mundo, periodistas e intelectuales, directores de bancos centrales, jefes de grandes firmas industriales y tecnológicas y dirigentes de las principales instituciones financieras, incluyendo al Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM). En esta ocasión las reuniones se llevaron a cabo entre el 20 y 23 de enero, y dieron la oportunidad a los tomadores de decisiones en el mundo de definir medidas para renovar sus marcos institucionales, fortalecer sus políticas económicas y modernizar el ámbito de negocios para garantizar un futuro mejor.

Este año el tema principal de la reunión resultó novedoso ya que giró alrededor de los retos y oportunidades que nos ofrecen las nuevas tecnologías. Así, al hablar sobre La Cuarta Revolución Industrial: qué significa, cómo responder”, los asistentes buscaban entender cómo los progresos en la robótica, la red global online y los nuevos equipos y materiales de producción afectan a la economía mundial. También se tocaron otros temas relevantes como la transformación de la energía, el panorama económico global, la transformación de las finanzas, el futuro de los combustibles fósiles y el cambio climático.

Sobre “La Cuarta Revolución Industrial”, se planteó que en la historia reciente el mundo ha vivido transformaciones importantes y que en este momento nos encontramos en una de ellas, atravesando un cambio tecnológico que modificará nuestra manera de vivir, trabajar y relacionarnos. Se evidenció que existen tres factores que nos hacen ver que las transformaciones que hoy estamos viviendo representan la llegada de la cuarta Revolución Industrial: la velocidad, el alcance y los sistemas de impacto.