Para lograr un crecimiento económico sostenido e incluyente es necesario incrementar la productividad. Este concepto se refiere a la eficiencia en el uso de
los factores de producción de la economía, como la fuerza laboral, el capital físico, la energía y los bienes y servicios intermedios. En México, en los últimos 20 años la productividad de los factores se ha contraído, lo que explica, en gran medida que el crecimiento de la economía se encuentre por debajo de su potencial, y que éste no se haya traducido en bienestar para las familias mexicanas. Entre las principales causas de la baja productividad se encuentran: elevados niveles de informalidad, bajo nivel de inversión en capital humano, así como en innovación y desarrollo tecnológico, una carga regulatoria excesiva para las empresas y la ausencia de una política de Estado que promueva el desarrollo industrial.

En caso de que requieras consultar un Informe del Vocero anterior a 2012, por favor escríbenos a consultas@hacienda.gob.mx