La deuda externa es considerada un elemento estratégico en el manejo de la deuda pública, como alternativa de financiamiento del déficit del Gobierno Federal.

La estrategia de manejo de deuda externa implementada durante los últimos años ha permitido que ésta no sea un factor de vulnerabilidad para las finanzas públicas del país. Las acciones llevadas a cabo por el Gobierno Federal se han orientado a desarrollar los bonos de referencia del Gobierno Federal, mejorar los términos y condiciones de los pasivos externos, así como ampliar y diversificar la base de inversionistas.

La política de financiamiento para el año en curso plantea utilizar a los mercados externos como una fuente complementaria de financiamiento, buscando continuar con la mejora de los términos y condiciones de la deuda externa de mercado y ampliar la base de inversionistas del Gobierno Federal. En ello, se buscará mantener la presencia en los mercados financieros internacionales de mayor importancia y profundidad, así como desarrollar y fortalecer los bonos de referencia del Gobierno Federal.

Por otro lado, la actividad del Gobierno Federal en los mercados internacionales buscará un funcionamiento ordenado y eficiente de las curvas de rendimientos en moneda extranjera, a través de operaciones de financiamiento y manejo de pasivos, procurando que las emisiones de nuevas referencias tengan el volumen necesario para contar con una curva de rendimientos líquida y eficiente. Ello permitirá contar con mayores oportunidades de financiamiento, reducir el costo de la deuda y tener una referencia de utilidad para guiar el costo de otras emisiones del sector público y privado.

De igual manera, se seguirá haciendo uso del financiamiento proveniente de los OFIs y de las Agencias de Crédito a la Exportación.Se considera deuda de corto plazo aquella con un vencimiento menor a un año y largo plazo aquella con un vencimiento mayor a un año.