Muy buenos días es un gusto recibirlos el día de hoy aquí en la Capilla de la Secretaría de Hacienda. Como saben, el día de hoy el INEGI publicó el dato del tercer trimestre del PIB. El dato es de un crecimiento del 2.6% y quiero decir que ese crecimiento es compatible con el rango de crecimiento que tenemos en la Secretaría de Hacienda, del 2.0% al 2.8% para 2015.

Ahora si me permiten déjenme hacer una explicación tanto del comunicado de los datos como de la evolución económica reciente: Como ya señalé, el dato de crecimiento del PIB para el tercer trimestre fue de 2.6%. A tasa trimestral desestacionalizada tuvo un aumento del 0.8%; el crecimiento fue balanceado, todos los sectores tuvieron un crecimiento positivo.

El sector agropecuario tuvo un crecimiento del 4.1%, a tasa trimestral desestacionalizada 2.3%. La Producción Industrial 1.2% con un aumento a tasa trimestral desestacionalizada del 0.8%, y los servicios tuvieron el mayor crecimiento desde el cuarto trimestre de 2012 con un crecimiento del 3.3% anual, lo que representa una tasa de crecimiento trimestral desestacionalizada del 0.8%.

El día de hoy el INEGI también publicó el IGAE. El IGAE de septiembre tuvo una tasa de crecimiento del 3.1%, esto estuvo impulsado primordialmente por el desempeño de los servicios que crecieron a una tasa del 3.7% en términos anuales.

Déjenme ahora categorizar el crecimiento que observamos. En primer lugar, hay que decir que el crecimiento del PIB del tercer trimestre de 2.6% anual es mayor al observado en el mismo periodo del año pasado, es decir, en el tercer trimestre de 2014, que fue de 2.3% en términos anuales.

Entre enero y septiembre, es decir, en los tres trimestres de este año de 2015, el PIB aumentó a una tasa del 2.5 en términos anuales que es mayor al crecimiento registrado en el mismo periodo del año anterior del 2.1% anual, y al observado durante todo 2014.

Es importante hacer el cálculo de cómo se ve el crecimiento sin las actividades de petróleo, es decir, quitando las actividades de petróleo, las directas y las indirectas, las relacionadas con el petróleo, el crecimiento de todas las demás actividades durante el tercer trimestre fue del 3.3%, mayor al 2.6% que es el crecimiento total, y el crecimiento promedio durante los primeros nueve meses del año de las actividades que no están relacionadas con el petróleo dentro del PIB tuvo un crecimiento del 3.2%; es decir, quitando el efecto de la menor producción petrolera y los menores precios del petróleo y todo lo relacionado con la actividad petrolera, la economía mexicana se encuentra creciendo a tasas superiores al 3%.

Este crecimiento estuvo impulsado principalmente por el buen desempeño de la demanda interna, particularmente el consumo privado y la inversión, así como por el dinamismo del sector automotriz.

Vale la pena destacar que el crecimiento que se observó durante el tercer trimestre  de este año, es superior al que anticipaban los analistas; los analistas anticipaban 2.4% en términos anuales, 0.6% en su crecimiento trimestral desestacionalizado, es decir, tanto el 2.6% observado a tasa anual como el 0.8% a tasa trimestral desestacionalizada fue mayor a las expectativas, y aquí ya se tiene o se cuenta con un patrón donde se ha venido dando un fenómeno donde las expectativas de los analistas han sido inferiores a lo que se ha venido observando por los datos reales que se presentan.

 

Y déjenme comentarles algunos de ellos: Por ejemplo, para el dato de octubre de las ventas en tiendas iguales de ANTAD, lo que esperaban los analistas de crecimiento era de 8.3%, y el dato observado fue de 9.8%; la producción industrial de septiembre, los analistas esperaban 1.2%, y el dato observado fue de 1.7%.

 

Incluso el dato del PIB oportuno, lo que se ha conocido el flash del PIB, los analistas para el tercer trimestre esperaban 2.2%, y el dato fue de 2.4%; el IGAE de agosto, también tenemos un dato donde los analistas esperaban 2.4 y el IGAE fue de 2.58%.

 

La inflación de septiembre esperaban 2.55, fue 2.52; la Inversión Fija Bruta para julio esperaban 4.3% y fue del 4.6%; incluso para los datos del PIB del primer trimestre y del segundo trimestre también se presenta este mismo patrón donde los analistas para el primer trimestre esperaban 2.4 y el crecimiento observado fue del 2.5, y en el segundo trimestre esperaban 2.1 y el crecimiento observado fue de 2.2.

 

Esto quiere decir que consistentemente durante este año los datos observados han superado las expectativas de los analistas.

 

Ahora, es importante también señalar que este crecimiento se ha dado en un contexto de una volatilidad elevada y de un entorno complejo internacional que se ha venido presentando ya desde hace varios meses.

 

En particular, si uno ve las perspectivas globales de crecimiento por parte del Fondo Monetario Internacional estas se han venido revisando a la baja. El Fondo Monetario Internacional tiene una publicación que se llama el World Economic Outlook, este World Economic Outlook  va haciendo revisiones del mismo durante diferentes meses, se hace revisión en octubre, en abril y en julio de cada año, y si uno ve cuál era la perspectiva de crecimiento mundial del Fondo Monetario Internacional en el WEO, en este documento que señalé de octubre de 2014, teníamos una tasa de crecimiento global de 3.8%, y la más reciente, la de octubre de 2015 es de 3.1%.

 

En los cuatro reportes que hay, es decir, en el de octubre de 2014, abril 2015, julio 2015 y octubre 2015, en los tres siguientes al de octubre de 2014, ha habido una reducción continua de las expectativas de crecimiento globales.

 

Es el mismo caso en cuanto a las economías emergentes. En octubre de 2014, la expectativa de crecimiento de las economías emergentes era del 5%, para que en octubre de 2015 la expectativa de crecimiento sea del 4%.

 

Esto se debe en una parte muy importante a lo que está sucediendo en Rusia y a lo que está sucediendo en Brasil, sobre todo en Brasil con un tema de una recesión, y también la mayor debilidad del crecimiento en China.

 

En el caso de América Latina, incluso la reducción es más significativa. La reducción del número de octubre de 2014, la expectativa de crecimiento para América Latina era del 2.2% y en octubre de 2015, tenemos una expectativa negativa de crecimiento para 2015 de toda América Latina, del 0.3%.

 

Esto se debe, en parte para América Latina, por el precio de las materias primas, en particular el precio del petróleo que ha tenido una reducción muy significativa. Lo que vemos, por ejemplo, en el WTI, es que durante el tercer trimestre de este año, el precio promedio del WTI por barril, fue de 46.5 dólares por barril, mientras que en el primer semestre de este año, fue de 53.3 dólares por barril.

 

Sin duda. Ante este comportamiento a nivel global, en que la economía mexicana esté mostrando síntomas de un crecimiento más acelerado, que es lo que estamos observando, es reflejo del dinamismo del mercado interno, y voy a comentar más sobre eso en adelante.

 

Déjenme ahora pasar a los Estados Unidos. Los Estados Unidos ha tenido un crecimiento moderado, en el tercer trimestre tuvo un crecimiento de 1.5%, esto se dio después de un débil primer trimestre de 0.6%, o que se dio por factores estacionales y por el invierno, y una recuperación en el segundo trimestre del 3.9%. Para todo el año en los Estados Unidos se espera una tasa de crecimiento del 2.4%.

 

El indicador que está más ligado a la actividad económica de México por parte de los Estados Unidos, es la producción industrial de ese país, porque es la que está ligada a nuestras exportaciones manufactureras.

 

Y la producción industrial en los Estados Unidos ha tenido una recuperación modesta, primero porque pasó de una reducción trimestral anualizada de 2.3% en el segundo trimestre de este año, que fue la mayor caída de la producción industrial en Estados Unidos desde el segundo trimestre de 2009, a un aumento ya durante el tercer trimestre del 2.6%; sin embargo, otra vez en octubre la producción industrial americana tuvo un crecimiento negativo del 0.2%.

 

¿Esto que ha hecho? Ha implicado que la expectativa del crecimiento de la producción industrial de los Estados Unidos se haya ajustado desde un nivel de 3.8% para todo 2015, en marzo, a un nivel, en noviembre, de 1.5%. Sin duda esta moderación en la tasa de crecimiento de la producción industrial, es un factor que no ha tenido un efecto en el crecimiento de la economía mexicana más robusto, y sin embargo, a pesar de todo esto, lo que estamos viendo es un crecimiento de la economía mexicana que se encuentra en una fase de mayor dinamismo.

 

Incluso si comparamos el crecimiento que estamos observando en México con otras economías de Latinoamérica, este 2.6%, cómo se compara con lo que se espera para el promedio de Latinoamérica durante el tercer trimestre de este año, para el tercer trimestre de este año en Latinoamérica se espera una tasa de crecimiento del producto negativa del 1.1%.

 

Y el promedio de todos los primeros tres trimestres de este año en Latinoamérica es de menos 0.5%, mientras que en México el promedio es de 2.5%. Este desempeño favorable de la economía mexicana se debe, particularmente, al motor interno, que está dando un mayor impulso al crecimiento.

 

Y dos factores en lo principal. Uno es la inversión y el otro el consumo. La Inversión Fija Bruta, en el periodo enero a agosto, tuvo un crecimiento real de 5% a tasa anual, que es el mayor crecimiento para este periodo desde 2012.

 

A su interior, la inversión en maquinaria y equipo tuvo un crecimiento real anual de 9.4%, mientras que la construcción tuvo un aumento de 2.2% en términos reales anualizados.

 

El consumo privado, por su parte, en el periodo también enero-agosto, tuvo un crecimiento del 3.4% en términos reales, y quiero señalar que este es el mayor crecimiento para este periodo desde 2012.

 

Si nos vamos al tema de las ventas, el valor real de las ventas totales de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales, de la ANTAD, se incrementó a un ritmo anual de 7.3% entre enero y octubre de 2015.

 

A tiendas iguales por parte de la ANTAD, en el mismo periodo, entre enero y octubre de 2015, se tuvo un crecimiento del 3.6%. Este es el mayor crecimiento para este periodo, debe señalarse, desde 2006.

 

Por otro lado, las ventas internas de automóviles también han mostrado un dinamismo muy significativo. En el periodo que se señaló, entre enero-octubre, tuvieron un crecimiento del 19.6%, que es mayor aumento desde el año 2000. En octubre las ventas de automóviles aumentaron 18.8% a tasa anual, también es el mayor crecimiento para un mes desde octubre del año 2000.

 

El consumo está soportado en factores positivos que reflejan un dinamismo, una evolución adecuada en los mismos; en primer lugar, el empleo, donde por ejemplo, se dio una reducción de la tasa de desocupación que entre enero y septiembre se ubicó en 4.4% de la Población Económicamente Activa, y que se compara favorablemente con el 5% que se observó en el mismo periodo del año anterior.

 

La generación de empleos formales en donde también se observa un crecimiento significativo, se crearon desde octubre del año pasado, se han creado 703,241 plazas, lo que representa un incremento anual del 4.1%.

 

Quiero destacar que en todo lo que va de la administración del señor Presidente Enrique Peña Nieto el crecimiento anual promedio del empleo formal ha sido del 3.8%.

 

Otro factor que sustenta el consumo es el nivel bajo de inflación. La inflación se ubica en mínimos históricos tan solo el dato de octubre la inflación se ubicó en 2.48%.

 

Esta evolución tanto del empleo como de la inflación ha tenido también un impacto positivo en los salarios reales; los salarios contractuales en la economía, en los primeros 10 meses del año, han tenido un aumento en términos reales de 1.3% que es el mayor para este periodo desde el año 2001.

 

Otro factor que ha soportado el consumo es el crédito: En primer lugar, quiero señalar que en septiembre se observó una expansión real del otorgamiento del crédito de la banca comercial de 10.5%, este es el mayor aumento desde junio de 2012 y, en particular en ese mes el crédito a las empresas y personas físicas con actividad empresarial tuvo un crecimiento del 14.1% en términos reales. Y el crédito a la vivienda en el mismo periodo tuvo un crecimiento del 10.2% y este es el mayor crecimiento desde junio de 2008.

 

Por su parte las remesas hacia nuestro país han tenido un comportamiento favorable, en septiembre ingresaron a México 2,060 millones de dólares por concepto de remesas lo que implicó un crecimiento del 4.8%.

 

También el sector externo ha contribuido al crecimiento de la economía mexicana, a pesar del débil desempeño de la producción industrial en Estados Unidos, las exportaciones no petroleras de México registraron un crecimiento anual de 2.3% entre enero y septiembre de este año.

 

Se estima que la economía estadounidense se acelere en 2016. Para 2016 por ejemplo se espera un crecimiento del 2.6% de la economía americana, lo que debería de favorecer en mayor medida a las exportaciones mexicanas. Y aquí nuevamente destaca el comportamiento de la industria automotriz, en septiembre de 2015 las exportaciones automotrices tuvieron en un crecimiento anual del 4.5%, el acumulado enero-septiembre en las exportaciones de vehículos fue del 6.9% en términos anuales.

 

También señalar que en los primeros 10 meses del año la producción de automóviles creció 5.6% anual, ubicándose en 2 millones 879 mil unidades que es la mayor producción en la historia para este periodo.

 

Quisiera terminar la conferencia con las siguientes consideraciones sobre 2015 y 2016. Primero en un entorno complejo, volátil, la economía mexicana continúa creciendo más que en el mismo periodo del año anterior a un ritmo mayor a lo observado en el primer semestre de este año y por encima de las expectativas de los analistas.

 

La economía ha estado impulsada principalmente por el dinamismo del mercado interno, este comportamiento es consistente con el rango de crecimiento vigente para 2015 de 2 a 2.8%.

 

Para 2016 se espera un mayor crecimiento que en este año, la previsión de crecimiento del Producto Interno Bruto es de un rango de 2.6% a 3.6% como lo indican los Criterios General de Política Económica de 2016.

 

La aceleración esperada en el crecimiento se debe a tres factores: primero a la tendencia de fortalecimiento del mercado interno; -que ya he descrito- segundo, a la estabilización de la plataforma petrolera, durante los primeros 10 meses del año, la producción promedio fue de 2 millones 265 mil barriles diarios, similar al promedio observado durante el primer semestre que fue de 2 millones 263 mil barriles diarios.

 

Estos números son consistentes con la proyección utilizada en la elaboración del presupuesto 2016 que es de 2 millones 247 mil barriles diarios.

 

El tercer factor es la aceleración esperada de la economía de los Estados Unidos donde los analistas ubican la expectativa del crecimiento de la producción industrial para 2015 en 1.5% con una aceleración en 2016 a 2.1% de la producción industrial, mientras que el Producto Interno Bruto de los Estados Unidos se anticipa que crezca durante 2015 2.4% y tenga, observe una tasa mayor durante 2016 que el de 2.6%.

 

Muchas gracias y estamos a sus órdenes para sus preguntas.

 

SESIÓN DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

 

P.- Viendo hacia adelante para 2016, están ustedes diciendo que 2.6 a 3.6 sigue siendo el estimado. El estimado mediano de los estimados que nosotros hemos compilado es 2.8, dentro del rango pero por debajo del punto medio de ustedes ¿Piensan que los analistas otra vez para el próximo año estarán equivocados, están subestimando el crecimiento para 2016?

 

FERNANDO APORTELA

 

Nosotros consideramos que con la información que tenemos hasta este momento, el rango para 2016 que va de 2.6 a 3.6 es consistente con lo que vemos, tanto con el dato que tenemos hoy del Producto Interno Bruto del tercer trimestre, como la evolución económica reciente, y con el sector externo, o con lo que se anticipa de expectativas para el sector externo, y es por eso que ése es el rango que es consistente para el 2016.

 

P.- Subsecretario ¿Hay alguna opinión sobre este comentario que han hecho analistas de que en el último trimestre de este año veríamos una debilidad, sobre todo en inversión en manufactura por las cuestiones de gasto, si la Secretaría de Hacienda lo considera así?

 

Y preguntarle, lo que pasó en París si los atentados terroristas representarían un riesgo extra a todo este entorno de volatilidad que estamos viendo en el escenario internacional para 2016 ¿Podría afectar las condiciones económicas?

 

FERNANDO APORTELA

 

Déjame contestar primero tu segunda pregunta: Estos hechos tan desafortunados, terroristas tan desafortunados no contribuyen, o son dañinos para el entorno de crecimiento global.

 

Cuando uno ve las expectativas de inversión o la confianza del consumidor pues en todos los países donde han tenido un suceso, o con todos estos eventos negativos pues claramente son eventos, son hechos que son dañinos para la economía global.

 

La magnitud de lo que ocurra hasta hoy se encuentra encapsulada y se encuentra moderada, sin embargo eso, como cualquier evento de volatilidad, hay que estar muy pendientes y muy vigilantes de lo que pudiera ocurrir.

 

Ahora, aquí el tema con la economía mexicana, yo diría este comportamiento que estamos viendo en la economía, y esta diferenciación que han hecho los inversionistas internacionales sobre México es producto de toda la serie de herramientas que se han diseñado en la política pública y en la política económica de México durante los años recientes.

 

Por ejemplo, el tener un ajuste preventivo de gasto y en mantener los déficits decrecientes, las expectativas de déficit de decrecimiento de 2013 hacia adelante, es un factor de diferenciación importante; el nivel de reservas  junto con la Línea de Crédito Flexible del Fondo Monetario Internacional; un Banco Central autónomo con una política monetaria muy bien establecida; con expectativas de inflación muy bien ancladas alrededor del objetivo de inflación de Banco de México.

 

Todo eso han sido factores, más las reformas estructurales y su implementación han sido factores de diferenciación, y hoy lo que vemos es, en este andamiaje de la economía mexicana lo que vemos es que los tres sectores de la economía, tanto la parte agrícola, como la parte de servicios, como la parte industrial, de manufacturas, lo que estamos viendo es un crecimiento balanceado y a tasas elevadas.

 

A tasas que sin considerar petróleo son superiores al 3%, y es en ese sentido, yendo a tu pregunta en términos de las manufacturas, lo que estamos viendo es que incluso las exportaciones, a pesar de un escenario con un menor crecimiento de la producción industrial en los Estados Unidos, las exportaciones están creciendo a una tasa considerable, y las exportaciones automotrices también están creciendo a una tasa considerable.

 

Eso, sin duda, refleja los elementos de robustez de la economía mexicana que han dado lugar a este desempeño que hoy estamos observando.

 

P.- Tres preguntas: Quisiera volver a retomar el tema del pronóstico para 2016, lo tienen en 2.6-3.6, y eso está incluso ya por encima, incluso la parte inferior de su pronóstico de ese rango está encima de lo que algunos bancos ya esperan, BBVA- Bancomer señalaba que a lo mucho 2.5% en 2016, entonces la pregunta sería ¿Si no consideran que ya está un poco arriba en su rango y el próximo año se verían obligados a nuevamente bajar su pronóstico en reiteradas ocasiones?

 

La segunda pregunta es con el tema de las coberturas, preguntarle ¿si ya se recibió el dinero de estas coberturas que se contrataron el año pasado? y no sé si me podría señalar ¿cuánto sería lo que recibirían este año?

 

Y por último nada más, algunos han señalado que el Presupuesto 2016 que se aprobó resulta un freno para la economía, ¿qué opinión tienen ustedes al respecto de esto, ya varios analistas han señalado que apretarse el cinturón de la forma en que lo hicieron o el esquema en cual se termina aprobando el presupuesto no fue el ideal?

 

FERNANDO APORTELA

 

Gracias Gonzalo, mira la primera pregunta 2016, el rango de crecimiento 2016 lo que vemos en la economía es consistente con ese rango, como así ha sido señalado por la Secretaría de Hacienda, nosotros cuando tengamos el dato duro del primer trimestre del PIB de 2016, es en ese momento haremos una revisión o no en su caso del rango del crecimiento con 2016.

 

En cuanto a las coberturas. Las coberturas se reciben durante la primera quincena de diciembre, el valor de las coberturas. Si recuerdan se contratan de un periodo que va de diciembre del año anterior a noviembre de este año, entonces se da el precio promedio justo al término del periodo al fin de este mes y ahí es cuando se hace el pago de estas coberturas.

 

El valor estimado del pago dependerá de varias cosas y eso dependerá al final del día del precio específico de este promedio que se tenga. Ha venido aumentando el diferencial entre el precio de que se contrataron en promedio que fue el 76.4 y el precio más reciente observado de la mezcla mexicana del petróleo, tendremos el estimado y se presentará en su oportunidad como se hizo en 2009 cuando se obtuvo recursos por parte de estas coberturas se presentó la información, se hará del conocimiento público en cuanto se reciban, pero eso se hace, el corte se hace en la primera quincena de diciembre.

 

En cuanto al Presupuesto de Egresos de la Federación, lo más importante del Presupuesto de Egresos de la Federación en términos macroeconómicos es porque preserva la trayectoria decreciente de los déficit públicos que tiene elementos que son que robustecen la prudencia macroeconómica, por ejemplo tiene el elemento de que, los remanentes de operación de Banco de México no se destinarán a gasto corriente, se destinan al menos en 70% a la amortización anticipada de deuda y a la cual a la menor colocación de deuda tiene elementos que fortalecen la trayectoria de las finanzas públicas, tiene una reducción muy significativa en términos de gasto corriente y, eso sin duda lo que hace es tener mayor estabilidad macroeconómica para que, por ejemplo, podamos seguir teniendo niveles bajos de tasas de interés.

 

Podamos seguir observando crecimientos del financiamiento como lo es el que estamos observando en el dato de septiembre que fue del 10% en términos reales y es lo que le da este soporte a la economía para tener un mejor comportamiento hacia delante.

 

De eso también se trata el Presupuesto de Egresos y es un ejercicio muy importante para preservar los programas con mayor impacto y fortalecer los programas como de un impacto social y también las obras que tendrá un mayor dinamismo en la parte económica.

 

P.- Las preguntas van relacionadas en torno al pago de las coberturas, ¿cómo van a estar contribuyendo para las finanzas públicas, o sea esos recursos que vamos a recibir a qué se van a destinar?

 

Menciona el consumo interno como otro factor que va a seguir impulsando la economía para el próximo año, ¿qué factores van a estar impulsando el consumo interno el próximo año? Y bueno, finalmente se reduce el gasto en inversión 21% para el próximo año ¿Las asociaciones público-privadas estarían jugando en el dinamismo justamente como para que no se vea tan afectada justamente esta reducción de 21% en el gasto de inversión?

 

FERNANDO APORTELA

 

En el tema de las coberturas comentaría lo que le respondí a Gonzalo. Básicamente, durante la primera quincena del siguiente mes estaríamos recibiendo ese recurso. Ese recurso se utiliza para el financiamiento del Presupuesto 2015, y complementan los demás ingresos que tenemos, básicamente.

 

En cuanto al consumo interno para el próximo año, estos factores que señalaba, el factor del empleo, el factor de la inflación, el factor de baja inflación, el factor del crecimiento en los salarios reales, todos son factores que han tenido un comportamiento favorable, que han tenido, y que han tenido una evolución que lo hace es proyectar o poder proyectar que durante 2016 el comportamiento seguirá de esa manera.

 

Lo que hemos tenido es que durante este año uno ve el crecimiento del empleo con tasas del 4.1%, son 703 mil empleos que se han creado desde octubre del año pasado, y ya durante toda la administración la tasa de crecimiento del empleo ha sido del 3.8%.

 

Es decir, ya éste es un fenómeno que se ha venido consolidando, el último nivel de inflación es un nivel muy favorable, pero aún si uno ve las expectativas de inflación para los años siguientes, están muy bien ancladas alrededor del objetivo de inflación de Banco de México del 3%.

 

Quiere decir que también este factor seguirá contribuyendo al mercado interno. Entonces, tenemos esta proyección hacia delante que nos hace considerar que seguiremos viendo un impulso del mercado interno en la economía mexicana en los meses por venir.

 

En cuanto al gasto de inversión, como bien señalas, dentro del Paquete Económico que se presentó para aprobación del Congreso durante 2016, incluso había medidas para hacer más eficiente cómo se realizan las Asociaciones Público-Privadas.

 

También, por ejemplo, en proyectos importantes como es el caso del aeropuerto, hay una participación privada en su financiamiento que, lo que hace, es que no se detenga la construcción del mismo. Y eso, sin duda, genera mayores mecanismos para poder financiar los proyectos a lo largo del tiempo.

 

Los instrumentos están ahí. Otros adicionales, por ejemplo, son los que anunció el Señor Presidente en su Informe de Gobierno en septiembre, que es la Fibra “E”, que permitirá tener a las empresas, poder adquirir capital o nuevo capital para poder seguir creciendo.

 

Los Certificados de Proyectos de Inversión, que también son mecanismos que permitirán un mayor dinamismo económico; en fin, están los elementos que hacen o que promueven la participación del sector privado en el financiamiento de proyectos de infraestructura, y que darán soporte al Plan Nacional de Infraestructura, y también a lo que se espera en el Presupuesto de Egresos de la Federación para 2016.

 

Muchas gracias, buenos días.