La labor  cultural de la Secretaría se ha diseñado con base en la vocación de construcción patrimonial y de retribución artística, que se impulsó en el siglo XX y se proyecta hasta nuestros días. Con ello, el Estado mexicano asegura la exhibición y difusión de bienes culturales con alto valor histórico, que son relevantes para la identidad nacional y al mismo tiempo fomenta su conocimiento, aprecio y disfrute individual y social, contribuyendo al bienestar ciudadano.