La Secretaría de la Función Pública, en coordinación con los Órganos Estatales de Control y a través de la Unidad de Operación Regional y Contraloría Social, realiza revisiones a procesos de los programas federales ejecutados por gobiernos locales que se consideran prioritarios por la cantidad de recursos asignados, su cobertura y su impacto social y económico.