La Ley General de Desarrollo Social y su Reglamento señalan que, dentro de las funciones que realizan los Comités de Contraloría Social está el vigilar que los Programas de Desarrollo Social no se utilicen con fines políticos, electorales, de lucro u otros distintos a su objetivo; y que las autoridades deben dar atención a las quejas y denuncias presentadas.