Para promover la transformación institucional y fortalecer las capacidades de las fuerzas de seguridad, se necesita invertir en ellas tanto en capital humano como en equipamiento e infraestructura. Para ello, en la Dirección General de Apoyo Técnico tenemos dos importantes responsabilidades fuertemente ligadas entre sí: promover la profesionalización de las instituciones de seguridad pública locales y contribuir a que los estados y municipios cuenten con el equipamiento y la infraestructura necesaria para la realización de sus funciones.

Por lo que respecta a la Profesionalización, promovemos la adopción del Servicio de Carrera Policial, el incremento y homologación de los salarios de los elementos, el mejoramiento de sus condiciones laborales, la formación inicial de nuevos policías, así como la actualización y especialización para los elementos en activo (formación continua), y la aplicación de evaluaciones tanto de habilidades, destrezas y conocimientos, como las del desempeño, para esos mismos policías adscritos a las corporaciones estatales, a través del FASP y del SPA, además de los municipios beneficiarios del SUBSEMUN.

Asimismo, promovemos que los elementos policiacos estatales y municipales cuenten con el equipamiento necesario para la realización y dignificación de sus funciones, como uniformes y accesorios, su protección personal, vía chalecos balísticos y armamento, así como en materia de movilidad a través de vehículos.

Por lo que respecta a infraestructura, tenemos una responsabilidad transversal, por lo que dictaminamos todos los proyectos de construcción de obra nueva y ampliación y mejoramiento de obra existente, financiadas con el fondo y subsidios federales, lo que incluye las instalaciones estatales y municipales, según sea el caso, de seguridad pública, procuración de justicia y centros de prevención del delito, entre otros.