La atención educativa de los niños y las niñas indígenas y migrantes con discapacidad intelectual se coloca en los planteamientos de política educativa internacional y nacional para asegurar el pleno goce de sus derechos humanos y contribuir a su formación integral y al logro de su proyecto de vida.