El 26 de abril de 1947 fue decretado como Parque Nacional a las montañas que conforman la Sierra de San Pedro Mártir en Baja California, cuyos ecosistemas forestales contribuyen a regular el clima de la región central de la entidad y de los valles de La Trinidad, San Telmo y San Quintín. Esta región alberga importantes reservas botánicas y forestales que representan una importante riqueza biológica de la región, incluyendo ecosistemas de chaparral, bosque de pino piñonero y bosque mixto de coníferas.