Los pilotos de ambas Fuerzas Armadas demuestran el desempeño de la aeronave, tales como despegues normales y a su máxima capacidad, incluyendo la realización de algún despegue con fallo de motor simulado; ascenso con un sólo motor operativo hasta su máxima altitud; maniobrabilidad del avión con fallo simulado en vuelo; aproximaciones a pérdidas con y sin sistema de emergencia (EGPWS) conectado; descensos de emergencia; aterrizajes normales y a su máxima capacidad; operación del avión en pistas no pavimentadas; lanzamiento de cargas; lanzamiento de paracaidistas y operación en climas de frío extremo.

Entre las misiones que es capaz de realizar este avión está el transporte de cargas y de personal, operaciones de búsqueda y rescate, exploración, reconocimiento y evacuación sanitaria.

Es así como la Secretaría de Marina-Armada de México y la Fuerza Aérea Mexicana de la Secretaría de la Defensa Nacional reúnen sus capacidades en este tipo de ejercicios para brindar un mejor servicio a la población mexicana.