Misión:

Administrar el Sistema de Salud Naval, a través de normas y políticas que garanticen un manejo eficiente de los recursos para la promoción de la salud y la atención médica integral, que satisfagan las necesidades y respondan a las expectativas del personal naval y sus derechohabientes.

Visión:

Ser reconocidos como sistema de salud con alto prestigio a nivel sectorial, por otorgar servicios médicos integrales de calidad con base a la excelencia de sus integrantes, apoyado con recursos materiales suficientes y de alta tecnología, asimismo participativo y vinculado al desarrollo institucional.


Historia

En el año de 1939, durante el periodo presidencial del General Lázaro Cárdenas, se estableció el Departamento Autónomo de la Marina Nacional, contándose desde entonces con un Servicio Médico para la atención de su personal. El 13 de agosto de 1940 por Decreto Presidencial se creó un Servicio Médico con mayor jerarquía, al dársele la categoría del Departamento de Servicios Médicos.

A partir del 11 de diciembre de 1950, se formaron dos Departamentos, uno para el servicio del personal civil que fue el Sanidad Marítima y otro para el personal Militar, esta duplicidad de servicios ocasionó mayores costos en el equipo y personal, y en consecuencia de ello el Ejecutivo Federal emitió un Decreto el 11 de abril de 1951 mediante el cual se unificaron dichos servicios quedando un Departamento de Servicios Médicos, el cual orgánicamente estuvo adscrito a la Dirección General de Cuenta y Administración dependiente de la Oficialía Mayor.

En junio de 1961 la Secretaría celebró un convenio con el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado, a fin de que se subrogara la Atención Médica Integral del personal civil de dicha Secretaría.

El 1 de junio de 1965, por Decreto Presidencial, se creó el Centro Médico Naval, el cual debería reunir los Servicios de Asistencia, Docencia e Investigación Científica a cargo de la Secretaría de Marina; este Centro Médico ubicado en la Ciudad de México, único hospital de concentración, funge desde entonces como Centro Geográfico y Asistencial.

El 10 de mayo de 1977, el hasta entonces denominado Departamento de Servicios Médicos, se elevó a nivel Dirección General de Servicios Médicos y el 27 de febrero de 1978 el personal civil se incorpora definitivamente al sistema de Seguridad Social y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado.

En febrero de 1985, cambió la denominación de la Dirección General de Servicios Médicos por la Dirección General de Sanidad Naval, adscrita a la entonces Coordinación General de Servicios Administrativos, posterior a la Coordinación General de Recursos Humanos, Jefatura de Operaciones Navales.

El 25 de diciembre de 1993, la Dirección General de Sanidad Naval pasó a depender del Estado Mayor General de la Armada, cuyas atribuciones se plasman en el Reglamento Interior de la Secretaría.

En junio de 1997 se re-estructura la Dirección General, quedando conformada por un Director General, dos Directores de Área, cinco Subdirectores de Área, una Coordinación Administrativa y 14 Departamentos; sumando un total de 23 puestos.

A partir de la administración del 2000 se denomina Dirección General Adjunta de Sanidad Naval; dependiente de la Dirección General de Recursos Humanos, misma que, a su vez, depende de la Oficialía y trece Departamentos; sumando un total de 27 puestos.

Historia de la Sanidad Naval

Todo comienza con las Ordenes Militares de Caballería en España en el año 1120, creadas como parte de la justificación de las cruzadas. En estas órdenes se encuentran las primeras disposiciones que contemplan aspectos referentes a la sanidad, las cuales se sujetaban a funciones religioso-militares: combatir, cuidar o atender a peregrinos heridos que se encaminaban a Tierra Santa; también se obligaba a los cruzados a proporcionar cuidados a sus compañeros lesionados, así como a enemigos capturados heridos.

Tal organización, normas y disposiciones de contenido humanitario y de protección al enemigo, fueron utilizadas por las Ordenes Militares Españolas que se aceptaron en sus fundamentos y reglas; resultando, por su participación en las guerras contra los infieles y, en reminiscencias a nivel nobiliario en la Conquista y Colonización de América; éstas fueron las de Alcántara (1156), Calatrava (1129-1187) y Santiago (1030 ó 1173), de las cuales la más notable fue la última.

Las órdenes recuperaron la organización de los Templarios, orden militar y religiosa fundada en 1119, cuyos miembros se distinguieron en Palestina, los cuales se encontraban internamente divididos en tres grupos con actividades bien definidas. Primero estaban los caballeros, encargados de proteger a peregrinos y para combatir en defensa de ellos o de los heridos; le seguían los sacerdotes con el ministerio propio de su investidura, y además como enfermeros, dando atención médica y espiritual; en último lugar los hermanos ayudantes con funciones de escuderos, mozos y encargados de los servicios generales de las órdenes.

Las actividades desarrolladas por los dos últimos, deben conceptuarse como el precedente más remoto y, a la vez, directo de los actuales Servicios de Sanidad e Intendencia de los ejércitos modernos; dado que éstos, además de acompañar a los caballeros en sus incursiones, los asistían médicamente, y realizaban los servicios de suministros y logísticos que se requerían.

Posteriormente, dentro de los avances de la medicina, durante el descubrimiento de América las expediciones de Cristóbal Colón percibieron aspectos médicos-navales: hallazgos científicos, junto al sacrificio de seres enrolados en hazañas de renombre universal, que ofrecieron singularidades biológicas y sanitarias. Las prácticas sanitarias se vieron acentuadas una vez lograda la conquista de México, con el establecimiento de centros hospitalarios como el Hospital de Jesús y los nombramientos de protomédicos Generales para el servicio del Ejército y Armada Española.

Más tarde, al evolucionar los diferentes servicios en las instituciones españolas en América, se presentó la mejora en la infraestructura sanitaria de las colonias. La política XVIII, se fundamentaba en retomar las propuestas de salubridad de la época; es por eso que los distintos ordenamientos sufrieron cambios a lo largo del siglo. Sin embargo, las mejoras médicas y sanitarias sólo beneficiaron a una mínima parte de la población. El resto desconocía las normas higiénicas más elementales. Algo similar sucedió en el nuevo continente, donde los más grandes logros se aprecian en la Armada y en el Ejército, tal vez por que el Estado pudo ejercer un control muy rígido, y quizá también por que así lo exigían las necesidades del momento.

En este sentido, se puede comprender el hecho que en la Nueva España, además del Hospital de Nuestra Señora de los Remedios en Campeche, se restableciera el Hospital de San Carlos en Veracruz, en 1781, de los cuales se sabe fueron de poca duración, pues los Hospitales de América sólo surgían en situaciones de emergencia, como en periodos de brote de epidemias o una declaración de guerra, lo que daba lugar al aumento del número de marineros y soldados, por ejemplo, en los mencionados puertos de México.

La historia del Hospital de San Carlos constituye un buen ejemplo de lo expuesto anteriormente, con la excepción de que la existencia de este hospital no fue de tan corta duración. Se fundó en 1749 por orden del Conde de la Gomera, comandante del navío de guerra La Reynal, quien se negó a permitir que sus marineros enfermos fueran internados en el Hospital de Montecarlo, que estaba en situación lamentable. El Hospital de San Carlos duró únicamente un año, pero cuando hubo un gran movimiento de tropas y barcos en Veracruz en 1762, con motivo de la guerra de Inglaterra, volvió a organizarse y dos años más tarde se le hizo hospital fijo.

Aún con sus malos locales ubicados en un lugar pésimo, el hospital daba asistencia a las tropas, a los resguardos, a las dotaciones de los buques menores del rey, a los navíos del servicio del puerto, a los marinos de los bergantines, guardacostas, bajeles de la Real Armada y barcos correo. Se atendían con frecuencia casos de viruela, diarrea, éticos, sarna, sífilis, vómito negro y calenturas llamadas pútridas y diversas lesiones; además las medidas higiénicas para evitar los contagios, siendo incinerados los muebles y ropa de los enfermos.

Poco tiempo después, a instancias del Intendente General de Hospital Pedro Antonio de Cossío, el nosocomio fue cambiado a un sitio más conveniente, en el paraje nombrado los Moralillos, dos leguas distante de Veracruz, quedando establecido (1776) como Hospital o Casa de Convalecencia para la Tropa, con un nuevo reglamento. Paralelo a la instauración de los centros de atención médica para los hombres de mar, se hacía indispensable que los servicios de salud fueran acordes a la nueva realidad. Se hizo necesaria la publicación de obras que versaran sobre la nueva forma de combatir las enfermedades; aunque existía desde 1704 el trabajo elaborado por Jerónimo Castillo titulado Políticas, elaborado para corregidores y señores de vasallos en tiempos de paz y guerra, y para jueces de paz y guerra, y para jueces de paz, eclesiásticos y seglares, y sus oficiales; posteriormente, en 1769, Vicente Lardizábal publicó sus Consideraciones político-médicas sobre la salud de los navegantes, para que la ejerciera y practicara la compañía Guipuzcoa, naviera fundada en 1729 en Caracas, Venezuela.

Y a la vuelta del siglo, en 1805, Pedro María Gonzáles, en su obra titulada Tratado de las Enfermedades de la Gente del Mar, expone sus causas, y los medios para prevenirlas.

Por otra parte, los servicios de sanidad naval estuvieron regidos por las Ordenanzas emitidas por los monarcas españoles, como ejemplo encontramos que en 1792, el Tratado Tercero, Título Quinto Artículo Primero estipula que: "las circunstancias de admisión, estudios teóricos y prácticos, y clases de médico-cirujano de la Real Armada, así como su régimen y gobierno se explican en la Ordenanza para el Real Colegio de Medicina y Cirugía de Cádiz, y el cuerpo de los mismos profesores, separándose aquí como propias de este lugar sus obligaciones embarcados en los bajeles, donde han de reportarse como Oficiales Mayores".

Otro de los ordenamientos fue la Real Ordenanza Naval para el Servicio de los Bajeles de su Majestad, de 1802, que en su título XXV contemplaba las funciones que debían realizar tanto el médico-cirujano, como los sangradores.

Así, conforme el siglo XIX se aproximaba a su fin, el Presidente Porfirio Díaz Mori avanzaba en los ordenamientos legales de las instituciones; durante 1891, en el ámbito naval, emitió la Ordenanza de la Marina de Guerra, que en los títulos XIII, XIV y XV acuerda la forma de organizar el cuerpo de Sanidad Naval.

A principios del año 1900, cuando se publicó la Ley Orgánica de la Marina Nacional de Guerra, el Artículo 12 establecía que los cuerpos Técnicos de la Armada la conformaban Ingenieros Navales, Maquinistas, Sanidad Naval y la Administración.

Precisando las funciones asignadas a la Sanidad Naval, en su Artículo 29, dicha ley puntualizaba que el cuerpo de Sanidad Naval tiene por objeto el cuidado de la higiene y la atención médica del personal de la Armada y el desempeño de los servicios sanitarios de los buques y establecimientos navales en tierra, así como cuando fuere preciso, la conservación de la salubridad pública en los puertos y radas.

Pero las mencionadas disposiciones de principios del siglo fueron modificadas por la Ley Orgánica de la Armada de 1914, clasificando al personal en Planta Mayor, Cuerpo General, de Maquinista y Electricistas, de Artilleros y Torpedistas, Infantería de Marina, Ingenieros Navales, Administración Naval y Sanidad Naval.

Además, la Ley Orgánica señalaba las jerarquías para el Cuerpo de Sanidad Naval y sus equivalencias con el Cuerpo General, indicando en su Artículo 20 el orden siguiente:

I. Enfermeros y Clases

Enfermero de Sanidad Naval
Marinero
Cabo Enfermero de Sanidad Naval
Cabo de Mar
Segundo Practicante de Sanidad Naval
Tercer Contramaestre
Primer Practicante de Sanidad Naval
Segundo Contramaestre

II. Oficiales

Capitan Médico Cirujano de Sanidad Naval
Teniente de Navío

III. Jefes

Mayor Médico Cirujano de Sanidad Naval
Capitán de Corbeta
Teniente Coronel Médico Cirujano de Sanidad Naval
Capitán de Fragata
Coronel Médico Cirujano de Sanidad Naval
Capitán de Navío

Luego del decreto presidencial de 1939, mediante el cual se crea el Departamento Autónomo de Marina, y para que finalmente el Servicio de Medicina y Sanidad Naval cumpliera, durante 1940, con los postulados de salud de la Secretaría de Guerra y Marina, se determinó atender las condiciones de vida en las costas y la lucha contra la insalubridad que asolaba los litorales de la Nación.

En los siguientes años la transformación general que comenzó a sufrir el país, dio lugar también a la creación de la Secretaría de Marina, fue notable la mejora en los servicios de atención médica y hospitalaria, por lo que en 1965 se inauguró el Centro Médico Naval y nombrado como director del mismo el entonces Capitán de Navío S.N.M.C. Alejandro Marcín Torre.


Clasificación Hospitalaria

La protección de la salud es un mecanismo por el cual esta Institución garantiza el acceso efectivo, oportuno y de calidad sin discriminación a los servicios médico-quirúrgicos, farmacéuticos y hospitalarios que satisfagan de manera íntegra las necesidades de salud del personal naval en activo, retirado y de sus derechohabientes, mediante la combinación de intervenciones de promoción de la salud, prevención, diagnóstico, tratamiento y de rehabilitación, seleccionadas en forma prioritaria según criterios de seguridad, eficacia, efectividad, adherencia a normas éticas profesionales y aceptabilidad social, participando con instituciones del sector salud del país.

La clasificación y organización actual de los Establecimientos Médicos Navales debe ser acorde a la normatividad de la Organización Mundial de la Salud y alineada a la sistematización y organización por tipo de Unidad que rige el Sistema Nacional de Salud:

Con fecha primero de julio de dos mil doce, se establece la clasificación de las Unidades y Establecimientos de Sanidad Naval de esta Institución, conforme a los niveles siguientes:

1. Primer Nivel de Atención Médica: Es aquel servicio de salud de primer contacto que atiende a los servicios básicos de salud más frecuentes; pone mayor énfasis en aspectos de promoción y protección de la salud, diagnóstico temprano y tratamiento oportuno en forma ambulatoria o externa, en base a estudios de laboratorio y gabinete de baja complejidad; asimismo, realiza acciones de referencia a otro nivel de atención.

2. Segundo Nivel de Atención Médica: Es aquel que realiza acciones orientadas a la detección, diagnóstico temprano, tratamiento oportuno y limitación del daño; cuenta con los servicios de medicina interna, ginecología y obstetricia, pediatría, consulta externa y otras especialidades complementarias; tiene tres áreas de apoyo: laboratorio clínico, anestesiología y radiología, además realiza acciones de referencia y contra referencia de acuerdo a su capacidad de respuesta. En esta clasificación quedan comprendidos los:

A. Sanatorios Navales: Cuentan con las cuatro especialidades básicas; algunas otras especialidades de acuerdo a su infraestructura y necesidades de atención médica. Los sanatorios están enfocados a la promoción, prevención, diagnóstico temprano, tratamiento oportuno y limitación de daños a la salud, además brindan atención ambulatoria especializada y de hospitalización a pacientes procedentes del primer nivel, o bien, los que requieran servicios de urgencias y llevan a cabo programas de educación médica continua.

B. Hospitales Generales: Cuentan con las cuatro especialidades básicas; algunas especialidades y subespecialidades de acuerdo a su infraestructura y necesidades de atención. Los hospitales ponen especial énfasis en la enseñanza médica continua y están orientados a la promoción, prevención, diagnóstico temprano, tratamiento oportuno, limitación de daños a la salud y rehabilitación, asimismo, brinda atención ambulatoria especializada y de hospitalización a pacientes provenientes de los sanatorios navales, o bien, a los que requieren servicios de urgencias.

C. Hospitales Regionales: Son aquellos establecimientos que además de contar con las cuatro especialidades básicas tienen algunas especialidades y subespecialidades de acuerdo a su infraestructura y necesidades de atención. Los hospitales ponen mayor énfasis en la enseñanza médica continua y su enfoque va dirigido a la promoción, prevención, diagnóstico temprano, tratamiento oportuno, limitación de daños a la salud y rehabilitación, asimismo brindan atención ambulatoria especializada y de hospitalización a pacientes canalizados de los hospitales generales y/o sanatorios navales, o bien, a los que requieren servicios de urgencias.

3. Tercer Nivel de Atención Médica: Es aquel que, además de las especialidades básicas, proporciona atención médica de alta especialidad y servicios de apoyo de diagnóstico y terapéutico especializados, hace énfasis en la formación de recursos humanos para atención de la salud y enseñanza médica continua; tiene capacidad para docencia e investigación clínica; se enfoca más a aspectos de promoción, prevención, diagnóstico temprano, tratamiento oportuno, limitación de daños y rehabilitación integral; brinda atención ambulatoria y de hospitalización de alta especialidad a pacientes provenientes de otro nivel de atención, así como a los que requieren servicios de urgencias.


Salud Pública

Es la disciplina encargada de la protección de la salud a nivel poblacional. Tiene como objetivo mejorar la salud de la población, así como el control y la erradicación de las enfermedades.

Es una ciencia de carácter multidisciplinario, que utiliza los conocimientos de otras ramas de las ciencias Biológicas Conductuales, Sanitarias y Sociales. Es uno de los pilares en la formación de todo profesional de la salud.


Programas de Salud

El objetivo principal es crear una nueva cultura, a través de la ejecución integrada de las funciones de promoción de la salud, que modifique los determinantes, parancontribuir a la disminucion de los padecimientos prioritarios de salud pública, mediante acciones focalizadas en estrategias en promoción a la salud, diferenciadas que fortalezcan y amplíen la prevención de enfermedades y favorezcan la cultura de la salud.


Médicina Preventiva

La Médicina Preventiva es una disciplina que forma parte de la Salud Pública, responsable de los diferentes programas preventivos como son: el tamiz metabólico y auditivo en los recién nacidos, planificación familiar, detecciones de cáncer de mama y cervicouterino, cáncer de próstata, cáncer de colon y recto; vacunación universal, obesidad, diabetes mellitus e hipertensión.


Programas Preventivos

Enfermedad Diarreica Aguda (EDA)

La diarrea es una enfermedad que afecta principalmente a los niños y niñas menores de 5 años, causada por virus, bacterias o parásitos, se caracteriza por aumento en el número de evacuaciones de consistencia líquida.

Estos microorganismos se encuentran presentes en agua y alimentos contaminados, debido a la falta de higiene antes de prepararlos y una inadecuada eliminación de heces y basura.

La diarrea puede ocasionar deshidratación, que se caracteriza por pérdida de líquidos y sales del organismo, que puede ocasionar la muerte.

Otra complicación frecuente a consecuencia de la diarrea, es la desnutrición, debido a la pérdida de nutrientes durante los episodios agudos de esta enfermedad.
Acciones para prevenir la diarrea
La principal es el lavado de manos, el manejo y preparación adecuado de los alimentos y la eliminación correcta de la basura y las heces.
Recuerde seguir el ABC de la diarrea en el hogar, cuando sus hijos se enfermen:
A.- Alimentos suficientes para prevenir la desnutrición:
* No suspenda ningún alimento.
* Continúe la lactancia materna o la leche usual, ofrézcala con más frecuencia y la cantidad que tolere.
* Si es mayor de 6 meses, y ya está recibiendo alimentos, es preferible que le de los siguientes:
• Cereales (arroz), fideos o papa, mezclados con leguminosas, pulpa de verduras y frutas, carne o pollo.
• Ofrézcale alimentos frescos, recién preparados, bien cocidos y desinfectados. Es importante que mientras dure el episodio de diarrea, no ofrezca alimentos nuevos a su hijo o hija.
B.- Dar más bebida de lo usual para prevenir la deshidratación:
* Además de la leche materna o su leche usual, debe darles el Vida Suero Oral, solución que le ayudará a hidratarse.
* El Vida Suero Oral son sales de rehidratación que se otorga de manera gratuita en los Establecimientos Médicos Navales, cuando vaya con su hijo o hija a consulta, solicítelo al personal médico.
Preparación del Vida Suero Oral:
* Lavese muy bien las manos, diluya el contenido de un sobre en un litro de agua previamente hervida o clorada, y que se encuentre a temperatura ambiente.
* Mezcle perfectamente hasta lograr una solución homogénea.
Ofrézcale a su hijo o hija de la siguiente manera:
* Si es menor de 1 año, ofrézcale media taza (75 mililitros) después de cada evacuación con diarrea o vómito.
* Si es mayor de un año, ofrézcale una taza completa (150 mililitros) después de cada evacuación con diarrea o vómito.
* Administre la solución de Vida Suero Oral a cucharaditas, lentamente, poco a poco ya que si su hijo o hija, lo ingiere rápidamente, puede ocasionarle vómito.
* Una vez que preparó el Vida Suero Oral, es importante que lo mantenga en un lugar fresco y tapado, NO en el refrigerador, y recuerde que la solución la puede usar en las primeras 24 horas. Si le sobra Vida Suero Oral y ya pasó este tiempo, debe tirar la solución y preparar una nueva.
* Si no tiene a la mano Vida Suero Oral, puede dar agua u otros líquidos como los atoles de arroz o maíz, sopas, caldos, aguas de frutas frescas con poca azúcar.
* Evite el té negro y té de anís estrella.
* Evite las bebidas muy dulces, no uses miel.
* Evite las bebidas industrializadas (refrescos, jugos comerciales y bebidas deportivas).
C.- Consulta oportuna:
* Mamá, papá o cuidador del niño o niña, es muy importante NO AUTOMEDICAR A SUS HIJOS, ya que puede empeorar el cuadro de diarrea, acuda a su Establecimiento Médico Naval más cercano, donde le brindarán más información acerca del manejo de la diarrea en casa, además de que evaluarán a su hijo o hija y en caso necesario, le indicarán los medicamentos pertinentes.
Recuerda que contra la diarrea y deshidratación. ¡Vida Suero Oral es la solución!

Infecciones Respiratorias Agudas (IRAS)

Las infecciones respiratorias agudas son un grupo de enfermedades que atacan a todos los niños y niñas afectando la nariz, oídos, garganta, bronquios y pulmones.
Las infecciones respiratorias son causadas por patógenos como los virus, bacterias, hongos y parásitos. De éstos, los virus son los responsables de la mayoría de las infecciones que pueden ser leves como el resfriado común o graves como la neumonía.
Estos patógenos se transmiten por el contagio de persona a persona, principalmente por gotitas de saliva que se eliminan al hablar, toser o estornudar.
Existen medidas higiénicas sencillas con las que se pueden prevenir estas enfermedades:
* Lavarse las manos frecuentemente.
* Enseñar a sus hijos que deben lavarse las manos.
* Si no tiene agua disponible, puede utilizar el alcohol en gel para limpiar sus manos.
* Al toser o estornudar cúbrase la nariz y la boca con el ángulo interno del codo (etiqueta respiratoria) o utilice pañuelos desechables.
* Mantenga ventilada la habitación de los niños y niñas.
* Evite la quema de leña y el uso de braseros en habitaciones cerradas.
* Mantenga una alimentación e hidratación adecuada consumiendo frutas de la temporada.
* Evite cambios bruscos de temperatura, procure abrigarse y abrigar a sus hijos por las mañanas y noche.
Con estas medidas básicas, se pueden prevenir muchas infecciones respiratorias.

Lactancia Materna

La lactancia materna proporciona innumerables ventajas para la salud, el crecimiento y el desarrollo de los niños y niñas, disminuye el riesgo de un gran número de enfermedades agudas y crónicas.
La Organización Mundial de la Salud recomienda el calostro (leche amarillenta y espesa que se produce al final del embarazo) como el alimento perfecto para el recién nacido por su alto contenido de nutrientes indicando su administración desde la primera hora de vida.
La lactancia materna exclusiva es ideal durante los primeros seis meses de vida. Después debe complementarse con otros alimentos hasta los dos años.

El mejor comienzo en la vida: la lactancia materna para que crezcan sanos, fuertes y felices.


Comunidad Científica

▪ Academia Mexicana de Ciencias
▪ Academia Mexicana de Cirugía
▪ Academia Mexicana de Dermatología
▪ Academia Mexicana de Neurología
▪ Academia Mexicana de Pediatría
▪ Academia Nacional de Medicina de México
▪ Colegio Mexicano de Cirugía Neurológica

▪ Colegio Mexicano de Estimulación Temprana

▪ Colegio Mexicano de Ginecología y Obstetricia
▪ Colegio Mexicano de Glaucoma
▪ Colegio Mexicano de Medicina Familiar
▪ Colegio Mexicano de Nutriólogos
▪ Colegio Mexicano de Ortopedia y Traumatología

▪ Colegio Mexicano de Reumatología
▪ Colegio Mexicano de Urología
▪ Facultad de Medicina de la UNAM
▪ Instituto Mesoamericano de Salud Pública
▪ Sociedad Mexicana de Nutrición y Endocrinología


Cursos

Programa Académico del Área Médica

▪ Programa Completo

Impulsar el desarrollo profesional del personal de Sanidad Naval, a través de la educación continua y permanente. Organizar y coordinar las actividades de educación médica continua del personal del área médica y afines a la medicina (Odontología, Psicología, Nutrición, Químicos y Trabajo social), para mantenerse a la vanguardia en los conocimientos de su áreas y brindar una atención integral de calidad y calidez a los militares y derechohabientes de la Armada de México.

Programa Académico del Área de Enfermería

▪Programa Completo

Promover en el personal de Enfermería el interés por el desarrollo profesional en las diversas áreas de especialidad, fortalecer la educación continua de manera sistemática y permanente. Incrementar los conocimientos, habilidades y destrezas en las diferentes áreas de desempeño profesional, militar y naval.

Programa Académico del Área Odontológica

▪ Programa Completo

Promover en el personal de Odontología el desarrollo profesional, fortalecer la educación continua de manera sistemática y permanente. Incrementar los conocimientos, habilidades y destrezas en las diferentes áreas de desempeño profesional, militar y naval.