La trata de personas es un fenómeno complejo cuyo impacto responde a una multiplicidad de factores que trastocan no sólo lo individual sino a las estructuras socio culturales,  políticas e institucionales a distintos niveles. Es por ello que el Estado Mexicano a través de los integrantes de la Comisión Intersecretarial para Prevenir, Sancionar y Erradicar los Delitos en Materia de Trata de Personas y para la Protección y Asistencia a las Víctimas de estos Delitos elaboró el Modelo de Protección y Asistencia a Víctimas de los delitos en materia de Trata de Personas.

El modelo establece directrices integrales con enfoques multidisciplinarios que orientan y dotan de principios para proteger y asistir efectivamente a las víctimas de trata de personas promoviendo su efectiva reincorporación en la sociedad, mismo que fue construido con base en los enfoques de derechos humanos, género, generacional, multicultural y contextual.

Dentro de sus principios generales toma en cuenta la diversidad de población que puede ser afectada así como las distintas formas de explotación a la que podrían ser sometidas, por lo que este instrumento que se pone a su disposición se proponen estrategias generales y flexibles que sean capaces de abarcar diversos casos de víctimas de trata de personas de manera específica (edad, sexo, nacionalidad, contexto socioeconómico y cultural, situación de seguridad, etcétera) lo anterior para  atenderlos integralmente y lograr su reincorporación.