Juriquilla, Qro., a 18 de abril de 2013

 P a l a b r a s d e l a s e c r e t a r i a d e D e s a r r o l l o S o c i a l , R o s a r i o R o b l e s B e r l a n g a , a l i n a u g u r a r e l X I E n c u e n t r o N a c i o n a l d e B a n c o s d e A l i m e n t o s “ Q u e r é t a r o , c r u c e d e c a m i n o s ” .

Muchas gracias, muy buenos días a todos, a todas. Licenciado José Calzada Rovirosa, gobernador del estado de Querétaro. Muchísimas gracias por su hospitalidad aquí, esta mañana.
Señora Sandra Albarrán de Calzada, muchas gracias.
Como siempre, un gusto saludarte, Sandra. Licenciado Roberto Lozoya Vera, presidente municipal de Querétaro. Muchísimas gracias.
Don Enrique Gómez Junco, presidente del Consejo Nacional de la Asociación Mexicana de Bancos de Alimentos. Gracias. Ingeniero Federico González Celaya, vicepresidente del Consejo Nacional de la Asociación Mexicana de Bancos de Alimentos. Muchas gracias también por esta invitación. Licenciado Jaime Septién, presidente del Banco de Alimentos de Querétaro. Muchas gracias.
Demás distinguidos miembros del presidium; señoras y señores. Muy buenos días. Muchas gracias por la invitación a este XI Encuentro Nacional de Bancos de Alimentos en este pujante estado de Querétaro.
 El presidente Enrique Peña Nieto, quien me ha honrado con su representación esta mañana, les envía a todos un cordial saludo y expresa su deseo de que este encuentro resulte plenamente exitoso.
 El presidente es el principal convencido de que la participación de la sociedad civil, de los ciudadanos organizados con su visión de cambio, con su energía transformadora, con sus proyectos siempre innovadores, es fundamental para llevar a cabo la Cruzada Nacional Contra el Hambre a buen puerto.
En el México plural y complejo de hoy ya no basta sólo con la intervención del Gobierno para enfrentar con éxito nuestros grandes dilemas de pobreza, hambre y desigualdad. Se requiere de lo que hoy estamos viendo aquí, en la ciudad de Querétaro: de la participación decidida de la sociedad civil, de un claro ejercicio de ciudadanía responsable por parte de empresarios, emprendedores sociales y mexicanos de buena voluntad, como los que integran la AMBA.
Déjenme explicarles brevemente en qué punto se encuentra la Cruzada Nacional Contra el Hambre, una estrategia de inclusión y bienestar social, de carácter nacional, que busca apoyar a 7.4 millones de personas en condición de pobreza extrema y carencia alimentaria para garantizar su seguridad alimentaria y nutricional y cambiar su entorno con vivienda digna, infraestructura, servicios básicos, educación, salud y, por supuesto, y lo más importante, la generación de ingresos como puerta de salida a la pobreza.
Desde que el Presidente anunció la Cruzada como parte de sus 13 compromisos fundamentales, el primero de diciembre, han sucedido muchas cosas importantes. Puedo decir con orgullo que en un lapso récord de apenas cuatro meses hemos creado una política pública con todos sus componentes operativos e institucionales que ha despertado el entusiasmo incluso de organismos internacionales como la FAO.
 Estamos trabajando aceleradamente porque, como ha dicho el Presidente, tenemos no sólo que mover, sino transformar a México.
Este ritmo no es pasajero sino que es una velocidad que mantendremos durante toda la administración, porque esto ya se está demostrando con el impulso a las reformas estructurales y a nuevos programas sociales como la pensión para adultos mayores a partir de 65 años y el Seguro de Vida para Jefas de Familia.
 Los bancos de alimentos han estado con nosotros prácticamente desde el surgimiento de la Cruzada; me atrevo a decir que incluso antes de que anunciáramos o se anunciara por parte del presidente Enrique Peña Nieto el 21 de enero en Las Margaritas, Chiapas, tuvimos intercambios y un diálogo que para nosotros fue muy productivo. Nos han acompañado desde la génesis misma de esta estrategia.
La razón misma de esta convergencia tiene que ver con una agenda y una visión compartidas.
Compartimos la indignación de ver un país con tanta infraestructura, con tanta tecnología, con niveles de competitividad envidiables; un país con una economía que se encuentra entre las más importantes del mundo, pero donde existe hambre. Por otra parte, la labor de los bancos conecta de forma directa con el objetivo número cuatro de la Cruzada, que es la reducción de las pérdidas post cosecha y de alimentos durante su almacenamiento, transporte, distribución y comercialización, donde la recomendación es fortalecer la cooperación para la mejora logística entre dependencias gubernamentales y organizaciones de la sociedad civil que intervienen en la cadena alimentaria; establecer un sistema de medición de desperdicio y recuperación de alimentos, y aplicar mejores prácticas de almacenamiento, transporte, distribución y comercialización para disminución de la merma en la cadena alimentaria. 
Estas razones explican nuestro interés en concretar una alianza con la Asociación Mexicana de Bancos de Alimentos, pero hay todavía más, porque estamos ante un organismo que cuenta con una gran infraestructura conformada por 66 bancos que atienden las necesidades alimenticias de casi un millón 200 mil mexicanos. ¡Se merecen un aplauso por eso!, definitivamente; que se preocupan por el impacto nutricional de sus acciones y sus programas; que trabajan con una visión integral que va más allá del asistencialismo y que busca la autosuficiencia de sus beneficiarios; un organismo que ha fortalecido la cultura de la donación en cientos de empresas y que cuenta con un modelo reconocido a nivel internacional por su eficacia y transparencia.
El Gobierno del presidente Peña Nieto les ofrece una alianza efectiva, transparente, sustentada en la voluntad para cumplir los acuerdos establecidos.
Todo ello, en el marco de esta estrategia llamada la Cruzada Nacional Contra el Hambre, que se instrumentará durante los seis años de esta administración; que dispone de recursos, de una sólida coordinación interinstitucional, de fuentes fundamentales legales e institucionales; de una estrategia de inclusión y bienestar social que cuenta con el respaldo ejecutivo y el liderazgo del presidente Peña Nieto. Se trata de realizar, de concretar, un cambio estructural en materia de combate a la pobreza y queremos que los bancos de alimentos sean partícipes de este proceso con su experiencia, con sus activos, pero sobre todo, con su indudable compromiso con la construcción de un México sin hambre.
Ahora, si me permiten, nos ponemos de pie para hacer la declaratoria inaugural. A nombre del presidente Enrique Peña Nieto, y siendo las 11 horas del día 18 de abril del año 2013, declaro formalmente inaugurados los trabajos de este XI Encuentro Nacional de Bancos de Alimentos en la muy noble y leal ciudad de Querétaro. 
Por un México sin hambre, por la construcción de un México más incluyente, por el bien de nuestro gran país, muchas gracias.