“México necesita un sur poderoso, fuerte y productivo para tener una democracia plena y ser un país en paz”, afirmó Rosario Robles Berlanga, secretaria de Desarrollo Social, al realizar una gira de supervisión de los avances de la Cruzada Nacional Contra el Hambre (CNCH), en el municipio de Zaachila, uno de los 133 que serán atendidos en esta primera etapa de la estrategia del Gobierno de la República.

Ante cientos de indígenas que viven en esta región de difícil acceso, la titular de la Sedesol, reconoció el éxito de las cocinas comunitarias, un proyecto impulsado por el gobierno de Gabino Cué, que será retomado por la Cruzada Nacional Contra el Hambre, para aplicarlo en otros estados con carencias, como Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Puebla y Veracruz.

En esta zona, los funcionarios de los órdenes federal, estatal y municipal entregaron los primeros 79 pisos firmes  y 78 estufas ecológicas a familias del Valle Central.

En este municipio, la titular de la Sedesol recorrió la pendiente montañosa para constatar que -por primera vez- existe en este lugar la cocina-comedor comunitario Santa Inés del Monte, que atiende a 173 beneficiarios diariamente, entre niños, niñas, mujeres y adultos mayores.

Aquí todos los días vienen 123 niñas y niños de entre 6 meses y 12 años para tomar dos alimentos calientes, que son el desayuno y la comida. Sus padres pagan al mes, por cada niño, 10 pesos de cuota de recuperación, lo que significa que cada alimento cuesta cuarenta centavos. En total, cada mes se preparan 6 mil 920 comidas, de acuerdo con David Fernández, director de asistencia alimentaria.

Como parte de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, en el estado de Oaxaca se instalarán 999 cocinas comunitarias en los 133 municipios considerados en la primera etapa, en beneficio de  170 mil personas.

La funcionaria federal también supervisó la operación de la lechería Liconsa, con la cual inauguró simultáneamente 35 más en la entidad, que atenderán a 230 mil 420 beneficiarios, lo que representa un crecimiento de 140 por ciento, con relación a 2012.

Este año, como parte del Programa de Abasto Social de Leche Liconsa, se instalarán 136 nuevas lecherías en el estado.

Asimismo, Robles Berlanga dio el banderazo de salida a cuatro tiendas móviles de Diconsa, de un total de 62 unidades que próximamente se pondrán en marcha, como parte de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, con lo que se llega a 2 mil 448 tiendas, 30 almacenes rurales y 335 vehículos para atender a una población de 1.9 millones de personas.

Se procedió, a la vez, a la instalación de una mesa de atención para registrar a los potenciales beneficiarios de los programas de la Sedesol, entre ellos Pensión para Adultos Mayores, Empleo Temporal, Seguro de Vida para Jefas de  Familia y Atención a Jornaleros Agrícolas.

Entre pinos, encinos y ocotales, en esta zona de alta montaña y columnas de nubes, la responsable de la política social del país tomó protesta al primer Comité Comunitario oaxaqueño de la Cruzada, integrado por 12 personas de origen indígena.

El trabajo realizado en esta zona de dos mil habitantes, es un ejemplo de la labor que desarrolla la Cruzada en los 133 municipios oaxaqueños integrados en la estrategia.

En su mensaje, el gobernador Gabino Cué indicó que la Cruzada Nacional Contra el Hambre alienta y fortalece los esfuerzos que el gobierno de Oaxaca ha realizado en poco más de dos años en los municipios con mayores índices de pobreza y rezago social.


09.PNG