La Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), junto la sociedad civil y sector privado, analizaron diversas estrategias para reducir las pérdidas de alimentos, que en México suman 19 millones de toneladas al año, equivalentes al consumo de por lo menos 27 millones de personas.

La subsecretaria de Planeación, Evaluación y Desarrollo Regional, Vanessa Rubio, presidió la Primera Sesión Ordinaria del Consejo Nacional de la Cruzada contra el Hambre de 2016, donde se recordó que casi la mitad de los alimentos desperdiciados son frutas y verduras (46%), cereales (29%) y los productos de origen animal, entre estos, cárnicos y lácteos (25%).

Este foro, integrado por representantes de 30 organizaciones de la sociedad civil y funcionarios de esta dependencia, tiene por objetivo ampliar la colaboración para el establecimiento de políticas públicas en materia de desarrollo social, para crear sinergias y trabajo conjunto en las intervenciones sociales para el abatimiento de carencias como educación, salud, seguridad social, vivienda, servicios a la vivienda, empleo y, de manera particular, alimentación.

En la reunión de este grupo, que ha sesionado en ocho ocasiones desde que fue creado en  2013, se presentó el tema de las estrategias para reducir las mermas y pérdidas de alimentos, ante el elevado desperdicio registrado en el país.

México cuenta hoy día con la segunda red de bancos de alimentos más grande del mundo, compuesta por 60 bancos con presencia en 29 entidades del país.

Esta red recupera 120 mil toneladas de alimentos por año, es decir, el 60% de lo registrado en toda la región de América Latina y el Caribe. La Sedesol cuenta con casi 5 mil comedores comunitarios, que proveen alimentación sana, variada y suficiente a más de medio millón de personas.

Estos comedores se suman a aquellos operados por el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), los gobiernos estatales y municipales, y los de los sectores social y privado.

En este foro, la organización Unidos por la Montaña presentó los resultados de una intervención exitosa de la sociedad civil en las localidades de Tabernillas y Xicomulco, en el municipio de Mártir de Cuilapan, Guerrero.

Las soluciones implementadas incluyeron acciones de apoyo alimentario, capacitación agrícola, fomento a la calidad y el abasto de agua, capacitación artesanal y mejoramiento de vivienda, algunas de las cuales contaron con apoyos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y la Comisión Nacional del Agua (Conagua). Se acordó tomar este ejemplo como modelo de intervención social para ser replicado y fortalecido por la Sedesol.

Además, se acordó celebrar un diálogo entre las organizaciones de la sociedad civil miembros del Consejo Nacional de la Cruzada Nacional contra el Hambre y la Comisión Intersecretarial de Desarrollo Social.


Ciudad de México, 11 de febrero de 2016