Los integrantes de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) ofrecieron a la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, sumarse con convicción a la Cruzada Nacional Contra el Hambre, porque este esfuerzo nacional debe ser una tarea conjunta de sociedad, empresas y gobierno.

Durante la firma del convenio de colaboración con la ANTAD, efectuada en las oficinas de la asociación, la titular de la Sedesol explicó que la Cruzada ha devuelto seguridad y cohesión; compromiso y energía solidaria de la ciudadanía con los más pobres de México.

El presidente ejecutivo de la ANTAD, Vicente Yáñez Solloa, reconoció el liderazgo asumido por Rosario Robles Berlanga “para conjuntar las agendas de la Sedesol con las organizaciones empresariales”, y le informó que ya delinean los pasos a seguir para colaborar “en la distribución de los beneficios sociales de los programas Oportunidades y Pensión para Adultos Mayores”.

En la sede de la ANTAD, la funcionaria federal señaló que ya convergen iniciativas y talentos de un número cada vez mayor de actores sociales, empresariales, instituciones, académicos y ciudadanos para terminar con el hambre y la pobreza extrema en el país.

La sociedad espera de las empresas un comportamiento ético, un liderazgo transformador y una firme apuesta por la equidad, la democracia y la construcción de ciudadanía, dijo a los comerciantes, por lo que pidió a los socios de ANTAD su apoyo para impulsar negocios exitosos a través de iniciativas productivas en los 400 municipios que atiende la Cruzada, aprovechando materias primas, biodiversidad, tradiciones, mano de obra y energía social de quienes esperan solamente una oportunidad para demostrar su valor y capacidad para crear riqueza.

La secretaria de Estado se dijo convencida de que puede avanzarse cuando hay metas compartidas, como en el caso de la Cruzada, y que el avance se da a pesar de nuestra pluralidad, diversidad política, social, cultural, étnica y regional.

“El combate a la pobreza conviene a la democracia, a la seguridad, a la gobernabilidad, a la salud del tejido social, a la economía, a las empresas y a los emprendedores, ya que lo económico y lo social van de la mano y se fortalecen mutuamente”, enfatizó.

Sostuvo que ante la pobreza extrema y el hambre no caben la indiferencia ni la inacción, como ha dicho el presidente Enrique Peña Nieto; “se trata de un imperativo moral, de despertar la capacidad de indignación y de acción de los mexicanos para construir una sociedad diferente y mejor”.

Afirmó que “las empresas han asumido una clara conciencia de que el mejor lugar para hacer negocios es una sociedad cohesionada, donde los derechos alcancen a todos y cada uno de los ciudadanos”.

“Este es un gran día para la Cruzada porque hemos recibido la adhesión de la ANTAD, un organismo privado que agrupa a más de 21 mil tiendas y genera 650 mil empleos directos y 3.2 millones de indirectos”, comentó.

Destacó que el compromiso de la ANTAD va desde el Programa de Redondeo para apoyar a la educación de niños y jóvenes de escasos recursos, como el trabajo voluntario a favor de las comunidades, la capacitación en salud y nutrición, el cuidado del medio ambiente, la recuperación de espacios públicos, programas de alimentación y el apoyo a damnificados por desastres naturales, entre otras acciones.

Robles Berlanga señaló que México necesita “una democracia de derechos plenos, que se refleje en la vida cotidiana y en el bienestar de los mexicanos, en sus posibilidades de vivir una vida larga y saludable; en sus posibilidades de generar y disfrutar de la riqueza y la prosperidad”.

Manifestó que la Cruzada Nacional Contra el Hambre es “una estrategia que va más allá de la atención al hambre, para transformar el entorno en que viven los mexicanos en condición de pobreza extrema con vivienda, infraestructura básica, agua potable, drenaje, educación, salud y proyectos productivos.

“Es una estrategia que va más allá del asistencialismo, para abrir puertas de salida que permitan a los mexicanos incorporarse y crecer económicamente, hacer camino por sí mismos a partir de sus propias fuerzas, respetando su dignidad”, concluyó. 

Descarga esta información en formato PDF