A poco más de un año de su puesta en marcha, el Seguro de Vida para Jefas de Familia ha registrado, hasta el mes de marzo, a 3.2 millones de madres que son el sustento de su hogar, con lo que la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) contribuye a la instrumentación del sistema de seguridad social universal.

“A las madres mexicanas no hay nada que les preocupe más que el destino de sus hijos; quieren verlos salir adelante en la vida, como personas de bien. Con el Seguro de Vida para Jefas de Familia, en medio del dolor, esos hijos y esas hijas estarán protegidos desde que son pequeños y hasta que terminen la universidad”, ha dicho la titular de la Sedesol, Rosario Robles Berlanga.

En caso de que las madres de familia lleguen a fallecer, el Seguro de Vida para Jefas de Familia otorga a sus hijos apoyos económicos que van de 300 pesos mensuales desde que nacen hasta preescolar; 500 pesos en primaria; 700, en secundaria; 900, en educación media superior, y hasta mil en educación superior. Para casos especiales, se entrega una ayuda de hasta 1,850 pesos mensuales.

El Seguro de Vida para Jefas de Familia tiene cobertura nacional, tanto en el ámbito rural como urbano; los estados con el mayor número de jefas de familia registradas al programa son el Estado de México, con 444 mil derechohabientes; Distrito Federal, 248 mil; Veracruz, 232 mil; Puebla, 206 mil; Michoacán, 199 mil; Chiapas, 187 mil; Guanajuato, 176 mil; Jalisco, 175 mil; Guerrero, 122 mil, y Oaxaca, 111 mil.

El programa Seguro de Vida para Jefas de Familia fue puesto en marcha por el presidente Enrique Peña Nieto el 13 de marzo de 2013; a la fecha, mil 176 niños y jóvenes en orfandad en el país ya reciben sus recursos, que les garantizan continuidad en sus estudios. Para 2014 se tiene como meta afiliar a 6.2 millones de mujeres jefas de familia, casi la totalidad de las que existen en el país.

El programa beneficia a jefas de familia que radiquen en las 31 entidades federativas y el Distrito Federal; los requisitos para incorporarse son: ser mexicana; jefa de familia (principal proveedora económica de la familia); tener entre 12 y 68 años de edad; ser madre de al menos un hijo de hasta 23 años que estudie, y presentar al menos una de las carencias establecidas por el Coneval.

Con el Seguro de Vida para Jefas de Familia se busca mitigar la pérdida de condiciones de bienestar que enfrentan los hijos o hijas en caso de que la madre fallezca, así como atender a sectores de la población que antes estaban al margen de la protección social del Estado mexicano; concretamente, apoyar la educación de hijos huérfanos hasta concluir su educación profesional.
Descarga esta información en formato PDF