Alejandro Cacho (AC), conductor: Me da mucho gusto y le agradezco que se encuentre esta noche en este estudio, la maestra Rosario Robles Berlanga, la secretaria de Desarrollo Social. Rosario, ¡qué gusto!.

Rosario  Robles  Berlanga  (RR),  secretaria  de  Desarrollo  Social:  
Muchísimas gracias Alejandro, muy buenas noches.

AC: Gracias por estar aquí, al contrario. Muchos temas; la Cruzada Nacional contra el Hambre, este asunto de Oportunidades y el número de hijos para las familias, ¿indígenas o cualquiera?.

RR: No, es que si me preguntas, la nota está totalmente incorrecta.

AC: A ver, cuéntanos.

RR:  Yo  estuve  en  el municipio  del Nayar,  de Nayarit,  que  es  un  municipio indígena, y platiqué con la gente y les dije los cambios que está teniendo Oportunidades. Estamos haciendo un rediseño total del programa Oportunidades. Un poco porque verdaderamente es increíble  que vas a muchos lugares -yo que estoy todo el tiempo en campo, en territorio- y ves a niñas de 12, 13, 14 años, con niños en los brazos, que ya son mamás, ¡niñitas!.

Entonces  tenemos  un  problema  serio  y  tenemos  que  fortalecer  mucho  las políticas  de población, la información,  combatir  el hacinamiento, sobre todo en estas zonas más pobres del país. Por eso el Presidente  lanzó la estrategia  del Cuarto Adicional, Cuarto Rosa, que es para que ahí duerman las niñas y estén protegidas.

Lo que les dije, porque muchas veces piensan, que Oportunidades les paga entre más hijos tengan y yo les dije que no porque tuvieran más hijos se les iba a dar más Oportunidades. Oportunidades tiene un límite hasta de tres niños, así ha estado siempre.

AC: Así ha sido siempre.
 
RR: Siempre, hasta tres... puedes tener todos los hijos que quieras, nada más que el cuarto, el quinto, el sexto, ya Oportunidades no beca.

Entonces  fue  lo  único  que  dije,  que  la  ley  así  lo  establece,  las  reglas  así  lo establecen, que te pueden becar hasta tres hijos; indígena, no indígena, de lo que sea y esto también para  no fomentar,  porque  se ha mencionado  mucho  que el programa de Oportunidades fomenta este crecimiento poblacional.

Hemos  metido  controles  para  garantizar  que  estas  mujeres   participen  como parte de la corresponsabilidad, en los cursos de planificación familiar, que tengan acceso  a métodos  de anticoncepción  -si es que así lo  deciden-,  en fin, sí hay una  estrategia  sobre  todo  de prevención  del embarazo  adolescente,  porque  es una tragedia. Estamos hablando  de hogares pobres,  estamos hablando  de niñas cuyos hijos ya nacen en una condición de riesgo. Muchas de ellas, niñas madres solteras, madres que van a quedarse solas al frente de una familia.

AC: Y muy jóvenes.

RR: Jovencitas.

AC: O sea su vida queda predestinada.

RR: Es que hay lugares  del país en donde no te puedas  imaginar que en pleno siglo XXI, vendan a las hijas.

AC: ¿Todavía pasa eso en este país?

RR: Todavía  pasa  esto en este país,  en la Montaña  Guerrerense  venden  a las niñas.

AC: ¿Los padres?

RR: Los padres. Esto es un delito y es una práctica, es una costumbre, entonces...

AC: ¿Cómo combatirlo?

RR: Con educación.

AC: Vamos, es un delito, pero también es una costumbre.

RR: Así es, pero no puedes permitir que bajo los usos y costumbres, se violenten los derechos humanos

AC: Claro.

RR: Entonces tienes que combatirlo con educación, con información, con opciones para estas jovencitas y con acción del Gobierno, cuando hay una denuncia y evidentemente se puede actuar, porque mientras no sea una denuncia...

AC: ¿Hay cifras?

RR: No hay cifras, son situaciones que están soterradas.
 
AC: ¿Qué otra cosa te preocupa como secretaria  de Desarrollo Social?, Está la Cruzada Nacional contra el Hambre -ahorita  hablaremos de eso- pero supongo que es una serie de problemas, circunstancias, costumbres, difíciles de cambiar y de combatir.

RR: Así es, evidentemente que estamos en un país en el que 53 millones de mexicanos están en condición de pobreza, más de diez millones en pobreza extrema; es decir que están con un ingreso por debajo de una línea de bienestar, de una canasta básica alimentaria y que además tienen carencias en materia de salud, de educación, de vivienda, de alimentación.

Entonces es un panorama complicado que tienes que enfrentar y nosotros hemos trabajado en dos líneas,  que me parecen muy  importantes. Primero  entender que el combate a la pobreza está estrictamente  vinculado  a la economía y al crecimiento  de este país, si no hay crecimiento,  si no hay mayor cantidad  de empleos y mejor pagados, difícilmente puedes combatir la pobreza.

Las cifras  -si tú las ves-  en los últimos  20 años prácticamente  se  mantienen iguales  porque  las  tasas  de  crecimiento  del país  no  han  sido  las  mejores. Entonces la gran apuesta, pues es a las reformas que permitan un mayor crecimiento  del país y en consecuencia, mejores instrumentos para cambiar esta situación estructural de la pobreza.

Y por el otro lado, un rediseño  de los programas sociales,  romper el mito  de que la gente que vive  en pobreza sólo puede vivir  de los subsidios.  Tenemos que  fomentar sus  capacidades  productivas,  tenemos que  darles instrumentos para desatar esa capacidad productiva, tenemos que incluirlos  en una lógica  de productividad y de producción.

Pero para eso primero y lo más importante, es que siete millones  de mexicanos que están en una condición de pobreza extrema alimentaria, no tengan hambre; porque mientras haya hambre, tú no le puedes pedir a la gente que sea productiva y que esté dando lo mejor de sí. Entonces primero  lo primero, pero al mismo tiempo en todo este rediseño de nuestros programas sociales.

AC: ¿Cómo va la Cruzada Nacional contra el Hambre?

RR: Un año y algunos meses que la puso en marcha el presidente Enrique Peña Nieto, en donde se planteó esta población objetivo, de siete millones de personas que están en esta condición de pobreza extrema alimentaria... tenemos datos muy precisos de que tres millones comen mejor.

¿A través de qué instrumentos? toda la estrategia  que ha sido como uno de los programas prioritarios del presidente Peña, de comedores comunitarios en zonas muy pobres, tanto urbanas como rurales, donde comen niños, niñas, mujeres embarazadas, mujeres que están amamantando a sus hijos y adultos mayores.

La tarjeta Sin Hambre, que ya ahorita beneficia a más de 350 mil familias, es decir, estamos hablando de más de un millón  de mexicanos  que están recibiendo  14 productos básicos en las tiendas de Diconsa, que se intercambian por esta tarjeta, que equivale a 640 pesos.

Estamos con toda nuestra estrategia  de huertos familiares, para que ahí, en la propia casa, la familia pueda cultivar y cosechar lo indispensable para su propia alimentación. Hemos fortalecido a Liconsa y a Diconsa como dos grandes redes de abasto popular, de abasto social.

Se había perdido su contenido social, se les veía estrictamente como empresas, que lo son, pero tienen  todo este carácter social  de abasto para que llegue a la gente que más lo necesita  y hemos coordinado  la acción con los gobiernos estatales y los gobiernos  municipales,  para sumar  esfuerzos, para no duplicar programas, para que realmente ahí donde en cada municipio, está la gente más pobre, es donde verdaderamente lleguen estos recursos.

AC:  Entonces  nos  decías, en  un año  y  unos  cuantos  meses  de la  Cruzada Nacional  contra  el Hambre,  de  los  siete  millones  de mexicanos  en pobreza extrema alimentaria, es decir, que no tenían para comer...

RR: Exactamente.

AC: Hoy la mitad.

RR: Tres millones.
 
AC: Comen mejor.

RR: Comen mejor.

AC: Ok. En tu calendario, en tu ruta crítica, ¿cómo vas y qué plazos tienes?

RR: Bueno, obviamente  que esta es una meta que se estableció para a lo largo del sexenio, sin embargo nosotros queremos dar... si en un año hemos casi llegado a la mitad,  cuando además pusimos  en marcha  la estrategia,  tuvimos que romper inercias, patear el elefante y trabajar de manera coordinada -que no es fácil-, creemos que en este tiempo vamos a avanzar más rápidamente y que podremos cubrir la meta en un tiempo menor.

AC: Dices "tuvimos que romper inercias" y yo no concibo como en un asunto tan delicado, de tanta urgencia, puede haber inercias que detengan todo, ¿como cuáles?

RR: Las relacionadas con la coordinación, normalmente la administración pública está organizada sectorialmente, entonces instrumentar una estrategia transversal que involucra 70 programas de 19 dependencias federales, no es fácil. Si además te tienes que coordinar con los gobernadores y también con los presidentes municipales, que cada quien jalaba siempre para su lado... hemos hecho todo este esfuerzo y hemos logrado avanzar en esta coordinación; pero no ha sido fácil.
 
Se tiene  que romper esta lógica  de que "esto es mío y yo aquí me atrinchero", y creo que hemos dado una muestra en la Cruzada Nacional contra el Hambre, los  tres niveles  de Gobierno,  de que podemos trabajar de manera colegiada, que podemos establecer objetivos comunes y que podemos sumar esfuerzos, focalizando el recurso y el programa, ahí donde verdaderamente tiene que llegar la Cruzada Nacional contra el Hambre.

AC: Y esto es parte del rediseño que nos hablabas, de Oportunidades.

RR: Oportunidades está cambiando en muchos sentidos, Oportunidades tiene ahora un elemento que es central, que tiene que ver con la inclusión del aspecto productivo.  Las  mujeres  que  reciben  Oportunidades,  podrán  tener  acceso  al crédito barato, para poner en marcha un proyecto y ser emprendedoras, podrán acceder a 12 programas productivos del Gobierno Federal, si ellas quieren vincularse a este tipo de programas.

Los jóvenes de Oportunidades los becábamos en primaria, en secundaria, en educación media superior y luego ahí los dejábamos. Entonces una gran inversión de años del Estado mexicano  y a esos jóvenes no les dabas el menor de los seguimientos, era un dinero tirado en cierto sentido, a la basura. Estos niños estaban mejor educados, pero no iban ni al empleo, ni a una mayor educación.

Ahora los vamos a vincular, si quieren seguir estudiando a nivel técnico superior o educación profesional, tendrán beca; o si quieren vincularse al empleo, serán una población prioritaria en el Servicio Nacional de Empleo que tiene la Secretaría del Trabajo.

Entonces todos estos cambios, además del derecho de audiencia -que no había­ de que a la gente la quitaban  del programa sin que tuviera  derecho al pataleo, ahora hay un derecho de audiencia, tocan la puerta, se les escuchan y presentan sus razones.

Hemos  aumentado  el  número  de  servicios  médicos,  entre  ellos,  la  vacuna del papiloma humano, que es bien importante y todos estos esquemas de planificación familiar que te contaba.

Hay  cambios bien  importantes  en Oportunidades,  hemos  dicho  Oportunidades está prosperando, convirtiéndose en una plataforma para acceder a lo productivo. Que  sea  una  plataforma  temporal  para  que  las  familias   en  ese  proceso, encuentren y tengan los elementos para sostenerse por sí mismas y salir adelante por su propio pie.

AC: Rosario  Robles, una mujer de izquierda, luchadora social, luchadora por la equidad, que hoy ocupa una secretaría, una cartera de estado muy importante en este gobierno, de Desarrollo Social, ni más ni menos, que me imagino que cuando decidiste aceptar, no sé si te abrumó, pero ¿cómo te ves al final del sexenio?

RR: Espero verme dando muy buenas cuentas, la verdad es que esta es una gran oportunidad  que a mí me ha dado el presidente  Enrique Peña Nieto, yo estoy trabajando en lo que creo, por lo que siempre he luchado toda mi vida, que es por estas causas  relacionadas con la igualdad y la verdad  que me apasiona  y estoy feliz trabajando en esto.

Te puedo decir que cuatro veces a la semana yo estoy en gira y no creas que en los municipios más grandes y en los palacios de gobierno de los estados, yo me voy a los municipios, a las comunidades las he recorrido, en contacto con la gente; porque eso es lo que a mí me ha pedido el Presidente y realmente me siento muy satisfecha y espero dar los mejores resultados y que podamos modificar.

Yo cada vez que veo a un niño con una cara feliz, ya me siento contenta, porque digo:  al menos  una  vida  ya cambiamos  el día  de  hoy. Y así,  poquito  a poco, con estos objetivos, entendiendo que tenemos que coincidir con estas grandes reformas,  que  en ellas  está cifrada  esta esperanza  de que  el país  crezca,  de que el país tenga un mejor comportamiento económico y eso evidentemente a nosotros nos va a ayudar.

Yo siempre digo que el mejor secretario de Desarrollo  Social debe de ser nuestro secretario  de Hacienda, porque  en la medida  en que este país mejore, como  lo está haciendo y como lo va a hacer -en la medida que se apliquen las reformas­ evidentemente que nosotros tendremos también mejores resultados.

AC: Pues suerte.

RR: Muchas gracias.

AC: Porque hay mucho todavía por hacer.

RR: Muchísimo  y aparte  yo creo  que es tarea  de todos,  no sólo  del Gobierno. Nosotros vamos a entrar al mes de la Cruzada  y vamos a convocar  a la gente a participar.

AC: ¿Cuándo es?

RR: En los próximos días, se está definiendo, pero vamos a convocar a la gente a que participe, que adopte a uno de los niños de los comedores comunitarios, que se involucre en estos procesos  de participación. Estamos haciendo un esfuerzo de construir desde abajo.

Tenemos  ahorita 60 mil comités comunitarios organizados, participando, planeando  en su comunidad y queremos que los jóvenes de este país se vinculen a este proceso organizativo y que realmente puedan expresar ahí su solidaridad.

AC: Pues suerte, enhorabuena  y estaremos en contacto,  poniendo cada quien lo que le toque.

RR: Así es y con muchísimo gusto, cuando  quieras, aquí te vendremos a platicar de lo que estamos haciendo.

AC: Va a ser un gusto.