José Cárdenas (JC), conductor: Agradezco a la secretaria de Desarrollo Social, la maestra Rosario Robles que nos permita entrar en comunicación.

Poquito antes de entrar al aire ella estaba en una conferencia de prensa en donde dio a conocer el informe del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social y puntualizó que, por primera ocasión, se tiene una medición pública de la estrategia del gobierno del presidente Peña Nieto donde se asegura que la población con carencias ha disminuido en los últimos cuatro años, de 2010 a 2014.

Rosario, secretaria, muy buenas noches, ¿cómo estás?

Rosario Robles (RR), secretaria de Desarrollo Social: Muy buenas noches, Pepe, muy bien, muchas gracias, siempre con un gusto enorme de saludarte.

Y pues, en efecto, estábamos hace un rato mencionando que se hace una encuesta panel por parte de Coneval que mide a la Cruzada Nacional contra el Hambre en el periodo 2013-2015, que es el periodo del presidente Peña y el impacto de esta cruzada.

Aquí estamos hablando de una población, de un universo alrededor de un millón de personas, una encuesta de más de siete mil hogares en los que se habla de que del 100 por ciento de carencia de alimentación que tenían, pasaron al 42.5 por ciento.

Es decir, disminuimos esa carencia alimentaria en la población más pobre, la de pobreza extrema en el país, en un 57.5 por ciento. Pero no sólo la carencia alimentaria, sino las otras carencias: salud, educación, seguridad social, etcétera; servicios en la vivienda, calidad en la vivienda también registran una disminución en esta encuesta panel que realiza en Coneval.

JC: Sí, porque se habían presentado cifras hace menos de un mes, eran cifras alarmantes.

RR: Eran cifras porque hablamos de la medición de la pobreza que presentó Coneval como platicábamos en aquella ocasión, era una foto 2014 que se basa en impuesto-ingreso-gasto que levanta el INEGI y que te habla de un entorno, en general, que no tiene exclusivamente que ver con la política social, sino con otro tipo de variables. Aquí lo que se está midiendo es directamente una estrategia emblemática del presidente Peña que es la Cruzada que desde el primer día dijo "en este país hay hambre".

Y mientras las reformas estructurales generan más crecimiento y dan más empleos y más ingreso a las familias mexicanas, mientras vamos a proteger a los más pobres de este país, a los de la base de la pirámide que requieren del apoyo y la acción directa del Gobierno y puso en marcha esta cruzada que, te quiero decir, no es de Sedesol, es de 19 dependencias del Gobierno Federal, involucra 90 programas y hoy es acción coordinada por primera vez de esta naturaleza a nivel Federal con los gobiernos estatales, con los gobiernos municipales, con la gente que participa, además, en sus comités comunitarios, está permitiendo en el tema alimentario, que es el eje central, hablar de eta reducción verdaderamente considerable e importante que nos dice que es el camino por el que tenemos que seguir trabajando con relación a la Cruzada contra el Hambre.

JC: Es decir, con base a lo que acaba de decir Coneval, tú evidentemente defiendes que esta estrategia del Gobierno Federal en esta materia pues ha cambiado la vida de los mexicanos.

RR: De estos siete millones que son los que son de la Cruzada Nacional contra el Hambre. Desde luego, yo no puedo decir que esta encuesta panel que exploró un millón -o sea, 207 mil hogares-, automáticamente lo hagamos extensivo a los siete porque, incluso, a penas nosotros hablamos de una intervención en cuatro millones de mexicanos y mexicanas en la cruzada.

Pero es ya un registro muy importante y muy poderoso de lo que la Cruzada está logrando y de que esta gente que era 100 por ciento carente alimentaria, es decir, tenía esta carencia, estaba en pobreza extrema, ha disminuido a través de los múltiples programas, de los comedores, de los huertos familiares, de la tarjeta sin hambre, del acceso al agua potable que ha sido otro de los elementos fundamentales que nos hemos planteado, de mejorar a su vivienda, etcétera, ha mejorado su calidad de vida.

Y esto creo que es una buena noticia que no quiere decir que todo esto esté hecho, falta mucho por hacer, tenemos que levantar totalmente estos siete millones de personas y, por supuesto, tenemos que trabajar para que se consolide un crecimiento económico que nos permita romper estructuralmente la condición de pobreza de millones de mexicanos.

JC: ¿Se ha roto, Rosario, el circulo vicioso del asistencialismo?, ¿cuándo podremos hablar de que los mexicanos, a través de la cruzada contra el hambre, van a poder aspirar a ser autosuficientes?

RR: Bueno, evidentemente que nosotros hemos planteado un ingrediente de producción, reproductivo y un ingrediente participativo, Pepe. Los comedores comunitarios, por ejemplo, sólo se entienden con la participación de mujeres, de miles que, de manera voluntaria todos los días van y cocinan en cada comedor comunitario, lo administran, lo limpian y lo hacen porque quieren aportar y apoyar a su comunidad. Entonces, no es que llegamos y regalamos comida, es que la gente está participando y la gente se está involucrado.

Pero, yo diría, en estos siete millones, que son los más pobres de entre los pobres, pues lo primero es lo primero: que coman, Pepe. No les podemos pedir productividad ni les podemos pedir que estén generando ingresos y producción si no tienen lo más elemental. No le podemos decir a esos niños "oigan, squen 10 en la escuela" si no están bien comidos. Entonces, aunque suene a asistencialismo, tiene que ser una primera tarea, que es obligación del Gobierno porque es un mandato constitucional el derecho a la alimentación.

JC: Pues, maestra, te agradezco mucho que nos hayas permitido esta comunicación así, a bote pronto, luego de lo que estuvimos escuchando con mucha atención el día de hoy