MÉXICO, D. F., a 26 de diciembre de 2014.- Prospera, Programa de Inclusión Social concluyó 2014 brindando apoyos a 6.1 millones de familias mexicanas que habitan en cerca de 117 mil localidades distribuidas en el 100 por ciento de los municipios de las 31 entidades de la República y en más de la mitad de las delegaciones del Distrito Federal.

De los más de 63 mil millones de pesos entregados como transferencias económicas condicionadas a las familias este año para contribuir a la ruptura del ciclo intergeneracional de la pobreza, Prospera destinó la mayor parte de los recursos a becas educativas para 6.2 millones de niñas, niños y jóvenes; de estos últimos, cerca de un millón cursa la educación media superior.

En el pasado ciclo escolar, alrededor de 250 mil jóvenes becarios concluyeron su educación media superior y recibieron el apoyo económico “Jóvenes con Prospera”, el cual los motiva al permitirles iniciar sus estudios superiores. Además, a partir de este año pueden obtener también una beca al ser aceptados en instituciones federales.

El 70 por ciento de familias atendidas por el Programa del Gobierno Federal se concentra en 10 entidades: Veracruz, Chiapas, Estado de México, Puebla, Oaxaca, Guerrero. Michoacán, Guanajuato, Hidalgo y San Luis Potosí.

La Coordinación Nacional de Prospera también ejerce el Programa de Apoyo Alimentario (PAL), con el cual se benefició en 2014 a cerca de 950 mil hogares, ubicados en un 92 por ciento en áreas rurales del país.

ATIENDE A 1.5 MILLONES DE HABITANTES
DE MUNICIPIOS INDIGENAS

Del total de familias incorporadas a Prospera o al PAL, 1.5 millones habitan en los municipios clasificados como indígenas, donde reciben atención en su lengua materna por parte del personal especializado en las Delegaciones Estatales.

Ambos programas identifican e incorporan a las familias con base en la información socioeconómica de sus hogares, y se rigen por Reglas de Operación que se aplican de manera eficiente y con transparencia. 

A partir de 2015 Prospera concentrará su estrategia de operación en la inclusión social que permitirá a las familias incorporadas integrarse a la economía productiva y tener acceso a opciones financieras y laborales para mejorar su ingreso y el bienestar de sus integrantes.